Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
26-08-2016 05:14:48
 

 

Tania García Lorenzo: economía de la cultura en Cuba.

Nuevas miradas desde la actualización

 

Anailí Román

Desde La Habana

 

Cuando en 2011 fueron aprobados los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, la cultura cubana -ya lo sabemos- fue reconocida como una de las conquistas que hay que continuar preservando. La ruta a seguir, en cambio, orientó la mirada hacia un contexto de ineludibles transformaciones con tres grandes imperativos: reducir o eliminar gastos excesivos, generar nuevas fuentes de ingreso, y evaluar todas las actividades que puedan pasar del sector presupuestado al sistema empresarial.

 

En términos declarativos, parecen objetivos explícitos. Cómo llevarlos a vías de hecho supone, no obstante, respuestas más complejas que implican examinar conscientemente la producción de bienes y servicios culturales mediante el prisma de la economía, pero sin desconocer las singularidades, dinámicas y naturaleza de sus procesos.

Leer más...
 

 

Reseña sobre el GRECU de la UAM Xochimilco

Junio de 2016. Séptimo aniversario.

 

En junio de 2009 se instaló en la UAM Xochimilco el Programa de Economía Cultural, cuya expresión operativa es el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU).

Su objetivo, ser un agente promotor de la importancia de la economía cultural en el desarrollo del país. Al GRECU confluyen emprendedores, empresarios culturales, directores de asociaciones civiles, académicos, gestores culturales, artistas, periodistas y expertos en numerosos quehaceres de la cultura.

Los 20 miembros fundadores del GRECU son: Alejandro Ordorica Saavedra, Angélica Abelleyra,  Antonio Mier Hughes, Bárbara Martínez Moreno, Carlos García de Alba, Carlos A. Lara González, Eduardo Caccia, Federico González Compeán, Guadalupe Gómez Sánchez, Héctor Garay, Javier Esteinou, Jorge Pantoja, Leobardo Sarabia, Manuel Lino, Liset Cotera, Patricia Chavero, Tomás Ejea Mendoza, Raúl Alfaro Segovia, Tere Quintanilla, José Manuel Hermosillo y Víctor Ugalde, bajo la coordinación de Eduardo Cruz Vázquez y con la coordinación técnica de Virginia Laguna.

A partir de enero de 2016, se promueve el enriquecimiento del grupo bajo la visión de Comunidad GRECU. Se incorporan otra diversidad de colegas promotores de la economía cultural: More Taffoya, Francisco Moreno, Alexa Sol, Romel Rosas, Pascual Borzelli, Rafael Mendoza, Annel Rosas, Nubia Minerva, Víctor Ramírez, Rodrigo Hernández, Miguel Ángel Espinosa y Fátima Alegría.

De esta forma, por primera vez en el país, una institución de educación superior brindó la oportunidad para deliberar sobre la economía cultural en el desarrollo de la nación. De igual forma, el detonante de este quehacer fue y sigue siendo la amistad y el interés de quienes lo conforman, de movilizar juntos un catálogo básico en este ámbito.

De ahí que el GRECU sea un grupo de carácter honorario. Un grupo plural que se congrega para incidir en la opinión pública; para detonar el conocimiento, el diálogo, la polémica y el consenso en torno a temas nodales del llamado sector cultural en la agenda nacional. Lo hacen desde una universidad que es una Casa Abierta al Tiempo y que en 2014 celebró 40 años de fundación.

En una suerte de círculo académico, el GRECU acciona a partir de reuniones que sostiene en promedio cada 40 días. Se sientan a la mesa y en cada ocasión se fija una línea temática que se concreta con la presencia de uno o varios invitados. Mujeres y hombres que son protagonistas de lo que define o atraviesa a la economía cultural. Estas relaciones son a la vez nutriente para enriquecer el activismo que en grupo, a través de la universidad o de manera individual, despliega.

A seis años y medio del nacimiento del GRECU, el listado de experiencias es notable y se ha ganado ser considerado un referente. Un ejemplo de esta saga fue el momento en que se propusieron confeccionar un libro, ya que era grave la ausencia de bibliografía para abordar el complejo andamiaje de la economía cultural, su relación con el aparato productivo y sus imbricaciones con los emprendedores y las empresas culturales.

Las universidades Autónoma Metropolitana y Autónoma de Nuevo León auspiciaron la primera obra de estas características en nuestro territorio: Economía cultural para emprendedores. Perspectivas, que comenzó a circular a finales de 2010. En ella el lector encuentra, por un lado, las aportaciones de algunos integrantes del GRECU; por otro, las de aquellos invitados a colaborar en virtud de su trayectoria en los temas que se abordan y también por el afecto que nos une a través de los años. El libro agotó rápidamente su tiraje. Hoy se descarga de manera gratuita en el sitio del GRECU.

Otro paso significativo de este historial fue, precisamente, poner en línea la labor del grupo. En la dirección http://economiacultural.xoc.uam.mx cada integrante tiene un espacio en el cual publica sus deliberaciones con cierta regularidad. Además de ser la ventana para promover actividades y posturas, es el lugar donde se pueden descargar también gratuitamente los libros colectivos Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación y 1988-2012. Cultura y transición. Cuenta asimismo con un apartado de Reportes Especiales que es, sin duda, un importante nodo que concentra un útil acervo de estudios, artículos y documentos sobre la materia, al igual que la sección Economía cultural: dominios, donde se despliegan verdaderas instantáneas sobre los alcances de la economía cultural.

Desde el sitio se promueve lo que constituye uno de los frutos más ambiciosos del GRECU: la generación de un modelo formativo con formato de diplomado. Diremos con justicia, único en el país. En 2012 se impartió por primera vez el Diplomado en Cultura y Negocios en la UAM Xochimilco, del cual egresaron 30 emprendedores. Para 2013, el plan de estudios fue reorientado y se denominó Diplomado en Creación de Empresas Culturales, congregando a una veintena de alumnos. La irrupción de un catálogo académico detonó variadas experiencias, logrando réplicas del diplomado y de otras modalidades de enseñanza (conferencias, cursos, talleres, seminarios) en los estados de Baja California, Campeche, Coahuila, Jalisco, Morelos, Nuevo León y Oaxaca. En 2014 se impartió el Diplomado en Creación de Empresas Culturales en el estado de Hidalgo, el 2015 giró a la modalidad de Diplomado en Oportunidades de Negocios en el Sector Cultural y para 2016, en un esquema diferente, se instituye el Diplomado en Dirección de Empresas Culturales, en asocio con el Museo Soumaya. Fundación Carlos Slim.

Cabe señalar otro elemento innovador que surgió del GRECU. Se trata del Laboratorio de Emprendedores Culturales que, en los años 2011, 2012 y 2013, se ha celebrado en el marco del Festival Tijuana Interzona, que fundó y dirige nuestro compañero de grupo Leobardo Sarabia. Se trata de un vibrante concurso de emprendedores en formato de reality, donde la confrontación de tramas de negocios genera al ganador de un premio.

Son muchos más los frentes de trabajo que ha detonado o enriquecido ––directa o indirectamente–– el GRECU de la UAM Xochimilco. En este breve recuento, citemos la participación en nuevos modelos de estudio, como el Programa Sectorial de Cultura del Gobierno del Estado de Oaxaca 2011-2016, que se adelantó a la Cuenta Satélite de Cultura (CSC) (dada a conocer por el INEGI y por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes el 21 de enero de 2014), además de que constituye el único caso de un programa de gobierno basado en la caracterización de la economía cultural de la entidad, bajo el formato de una Cuenta Satélite. Otros dos estudios merecen ser mencionados: uno sobre el impacto del Festival Internacional Cervantino en la economía de Guanajuato, y el otro, un diagnóstico del mercado de la cultura digital, ambos para organismos del Conaculta (el primero elaborado en 2012 y el segundo en 2013).

Otro producto que ha obtenido reconocimiento es la publicación del libro colectivo 1988-2012. Cultura y transición que, coordinado por Eduardo Cruz Vázquez y Carlos A. Lara González, se levanta como el único empeño por llevar a cabo una mirada retrospectiva de cinco lustros de la vida del sector cultural mexicano. De su contenido destaca una batería de entrevistas a personajes clave de la vida sectorial del país. Libro agotado en menos de ocho meses, se puede descargar en el portal.

En esta perspectiva editorial, dejo constancia de la estrecha y fructífera colaboración con la Dirección de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Al correr 2014, tras la visita del economista colombiano Winston Licona, quien impartió un taller en la Unidad Xochimilco en el mes de marzo, el GRECU colocó otra piedra de toque. Con la colaboración de las comisiones de Cultura del Senado de la República y de la Asamblea Legislativa, se llevó a cabo el Foro "Paso libre a la cultura. Tratos y maltratos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)", al que se dieron cita alrededor de 30 expertos en algunos campos de la actividad económica en cultura, entre ellos, empresarios culturales de los Estados Unidos y Canadá. En este 2015 se publica el libro que reúne los diversos materiales obtenidos, y que se puede descargar en el portal.

Uno de los empeños de mayor alcance, es el de impulsar la urgencia de una reforma cultural. Se trata de empoderar un conjunto de reformas estructurales, en beneficio del sector cultural. Esta tarea habrá de seguir ocupando un lugar preponderante en la agenda del GRECU.

En el curso de 2015, destaca la organización de la primera reunión de empresarios culturales, celebrada en el Puerto de Veracruz, con el apoyo del Instituto Veracruzano de Cultura y con la asistencia de 25 empresarios culturales de 16 estados de la República. En el contexto de la iniciativa de crear una Secretaría de Cultura, el GRECU organizó un Maratón Informativo, con la asistencia de representantes de 13 instituciones públicas y privadas. También en este año, se promovieron distintos talleres y foros.

En el 2016, el GRECU ha animado la discusión sobre la construcción de la Línea 7 del Metrobús y, en ese contexto, la solicitud de evaluación de declaratoria de Monumento Artístico y de Monumento Histórico, del Paseo de la Reforma. Por lo que refiere al ámbito legislativo, el grupo genera espacio de discusión en torno a la elaboración de la Ley de Cultura. En otro escenario, promueve el conocimiento del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), así como dialoga con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), para mejorar algunas condiciones de la política hacendaria.

Para cerrar este compendio, es importante enumerar algunos de los actores sociales con los cuales el GRECU se relaciona cotidianamente ya sea para dialogar o para tramar acciones conjuntas. Las comisiones de Cultura del Congreso y de la Asamblea Legislativa; la Secretaría de Economía federal, con las comisiones tanto Nacional como del Distrito Federal de los Derechos Humanos; con el Banco de México (Banxico), Nacional Financiera (Nafinsa), el INEGI, Conaculta (hoy Secretaría de Cultura), la Secretaría de Educación Pública, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXID) de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), con la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, con la Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal, con el Museo Soumaya/Fundación Carlos Slim, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad de Guadalajara, el Tec de Monterrey, el ITESO en Guadalajara, la Universidad del Carmen, en Campeche, así como con una pléyade de emprendedores y empresarios culturales, una comunidad que vale y significa en el conjunto de la economía cultural de México.