Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
18-10-2017 17:14:33

EFITEATRO

Patricia Chavero

 

Con la puesta en marcha del Estímulo Fiscal al Teatro, EFITEATRO, el pasado 28 de febrero, el Estado establece el mecanismo para incentivar e incluir la participación de los contribuyentes en la producción teatral nacional a través de un crédito fiscal.

 

La iniciativa impulsada por la senadora y actriz María Rojo, tiene el antecedente del Artículo 226 del Impuesto sobre la Renta que favoreció a proyectos de inversión en la producción cinematográfica nacional, que en el primer año de su entrada en vigor autorizó el estímulo fiscal a 56 contribuyentes aportantes con un monto de más de 182 millones de pesos, quienes apoyaron 30 proyectos cinematográficos.

 

Según las reglas generales y los lineamientos del EFITEATRO intervendrán en su operación un comité interinstitucional conformado por un representante del Conaculta, uno del INBA y uno de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien también se desempeñará como presidente del comité, tendrá entre sus funciones nombrar al secretario técnico del EFITEATRO, contará con el voto de calidad en las sesiones del comité y será responsable de autorizar y revocar el otorgamiento del estímulo fiscal. El nivel de responsabilidad del representante de la Secretaría de Hacienda deja ver un marcado énfasis hacia la cuestión financiera, aspecto poco atendido por un gran número de teatristas y que en adelante tendrán que empezar a desarrollar.

 

La ejecución del EFITEATRO estará a cargo de un secretario técnico, se asignó para presidir este importante cargo al responsable de la Coordinación Nacional de Teatro del INBA, Juan Melía; entre otras funciones fungirá como vía de comunicación entre el comité interinstitucional, los contribuyentes aportantes y la empresa responsable del proyecto de inversión.

 

La autorización para la aplicación del estímulo fiscal estará a cargo de un consejo de evaluación, creado por el INBA, el cual emitirá recomendaciones sobre los méritos culturales y artísticos de los proyectos presentados.

 

Integran dicho consejo el secretario técnico del Consejo y el director del Centro Cultural Helénico, Antonio Crestani; se sumarán cinco destacados profesionales del ámbito teatral nacional, quienes estarán en funciones dos años, cambiando de forma alternada un 60 % de sus integrantes.

Los requisitos generales para solicitar este estímulo comprenden un proyecto de inversión que cuente con méritos culturales y artísticos, que presente un plan financiero y técnico viable, que se exhiba públicamente ya sea en espacios pertenecientes a instituciones públicas o privadas.

También se considera que los gastos de producción se deberán realizar en territorio nacional en más del 80 % y cuyo elenco y cuerpo creativo en su conjunto sea de nacionalidad mexicana en más del 70 %, aunque se pone el acento en el aspecto de la producción nacional, igualmente se consideran gastos para proyectos de coproducción internacional.

 

La diferencia respecto a otros programas de participación mixta en la producción teatral es que aparece un contribuyente aportante dispuesto a otorgar hasta el 10 % del pago de sus impuestos a un proyecto de inversión en la producción teatral nacional. 

 

Los trámites para obtener un estímulo fiscal, señalados en las reglas generales y en los lineamientos, presentan un alto grado de complejidad; además que el EFITEATRO puede presentar algunas distorsiones en su operación. De entrada se observa un marcado peso de las instituciones –INBA y Centro Cultural Helénico– que puede favorecer los proyectos de inversión con quienes se hayan comprometido sus espacios, situación que dejaría fuera a las agrupaciones que han venido trabajando y consolidando su propios espacios escénicos.

 

Por otra parte, la comunidad teatral se caracteriza por desconfiar de los órganos consultivos, ya sean consejos o comisiones, ante lo que se hace necesario contar con los mecanismos de transparencia que den cuenta de las evaluaciones a que serán sometidos los solicitantes de dicho estímulo.

 

Y en el supuesto de que una agrupación consiga un contribuyente aportante para su proyecto de inversión, qué pasaría si el consejo de evaluación no avala los méritos artísticos y culturales del mismo.

 

El Decreto por el que se adiciona el Artículo 226 bis a la Ley del Impuesto sobre la Renta es una herramienta de la política fiscal para promover la participación de los contribuyentes en proyectos de inversión en la producción teatral nacional.

 

El estímulo comprende la aplicación de recursos para todas las etapas del ciclo de vida de una puesta en escena–producción, puesta en circulación, tanto en temporada de estreno como en reposición, así como la inserción en circuitos de presentación nacional e internacional, lo que nos hace pensar que a diferencia de otros programas hoy sí se considera el pago de los actores, quienes han venido absorbiendo el déficit financiero de las organizaciones de artes escénicas.

 

Las reglas están puestas, queda a los creadores escénicos participar y cuidar su funcionamiento, evitar la concentración de recursos, ya que acaparar los recursos no garantiza el fortalecimiento del sector. La entrada en vigor del EFITEATRO puede ser la herramienta para fortalecer el campo de la producción teatral.

 



Es docente e investigadora teatral. Su trabajo se centra en el estudio de los procesos de circulación de la cultura y las artes, especialmente el sector teatro. Actualmente desarrolla el proyecto de investigación Revisión del Gasto público con fines culturales, subsector teatro en el Centro de Investigación Teatral “Rodolfo Usigli” del INBA.

chavero_gomez@yahoo.com.mx