Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
21-11-2017 11:51:46

Formación de públicos desde la temprana edad…

 


En el GRECU donde se reúnen varias miradas de especialistas y profesionales en el ámbito de la comunicación, el arte, la cultura, la educación y deciden formar este grupo y tomarlo como un punto de arranque para mejorar las condiciones de las nuevas generaciones y así mismo poner sobre la mesa diversas temáticas que tiene que ver con el desarrollo cultural de nuestro país, agradezco la oportunidad para compartir… con muchos otros y expresar por esta vía inquietudes y reflexiones a lo que me he dedicado en  los últimos 19 años como promotora de cine para niñas y niños.

  

Quiero amenazarles que en estas páginas la bandera que levanto es la importancia del cine para niños, considerado por varios especialistas y colegas a nivel internacional como un género cinematográfico que en varios países ha sido estudiado y desarrollado y que poco se ha atendido en nuestro país. Defiendo la idea de que cada loco con su tema, pero que esos temas de cada loco compartidos pueden abonar al ámbito cultural y artístico en nuestro país. Es por ello y de inicio en estas páginas me han dado un voto de confianza para compartir con ustedes y otros muchos más todos aquellos preceptos sobre los últimos 20 años de trabajo en aras de ofrecer opciones cinematográficas desde la temprana edad, promover una cultura cinematográfica desde la niñez, a través del Festival Internacional de Cine para Niños (… no tan Niños) para enriquecer sus miradas y poder lograr la experiencia de que las niñas y niños también transiten de espectadores pasivos a hacedores de sus propios mensajes, esto es lo que La Matatena, A.C., ha realizado y experimentado en estos últimos 20 años de existencia, pero el escrito en esta ocasión va hacía una reflexión más amplia del quehacer cultural en México.

  

Reflexiones sobre Economía y Cultura

  

Desde 1995 me he dedicado a la promoción de un cine de calidad realizado por profesionales para niños y en la producción de cine realizado por niños en México, ya van a ser 20 años de este azaroso esfuerzo, mismo que un principio pensaba que todo fluiría muy fácil por la importancia del proyecto y por la población a la que ésta dirigido, encaminado a una formación de públicos desde la temprana edad, pero que la realidad ha superado cualquier expectativa.

  

Ahora me encuentro en un proceso de reflexión y en la búsqueda de conocer a profundidad que es lo que sucede con los proyectos culturales y las iniciativas tan valiosas que a nivel individual o colectivo se han desarrollado en el país, mismas que atienden y podrían atender a más población y tener un impacto importante y valioso en el desarrollo humano, social y económico del país. Espero no cansarme más en la búsqueda de semejante predicamento y en el inter poder dar voz a través de espacios tan valiosos como el GRECU para tratar de buscar soluciones o propuestas concretas a lo que nos aqueja al sector cultural en el país.

  

Creó que un problema muy grave con el que tendremos que seguir lidiando todas y  todos es que los medios de comunicación están coptados por dos duopolios que son los que rigen en cierta medida la dieta cultural visual a la que estamos sometidos. Sin embargo, estoy confiada que existen otras más opciones que habría que explorar en conjunto. También me queda claro que las opciones que existen en materia cultural han sido regidas por mucho tiempo por CONACULTA, pero que realmente nuestras iniciativas están confinadas a realizarse con mucho esfuerzo, sin tener la manera de que esto sea redituable para todos y que se pueda autogenerar para poder ampliar horizontes y caminar al mismo vuelo al que una obra cinematográfica comercial si puede llegar ya que las condiciones nos son nada equitativas y no existe por el momento quién o quiénes puedan poner orden y legislar en esta materia para lograr la equidad y el equilibrio en la balanza.

 

Buscar la manera de lograr que nuestras propuestas sean sustentables y replicables, demanda cambios estructurales de fondo en diversos ámbitos, es hablar también de generar y crear una política pública bien delineada y diseñada en materia de las distintas disciplinas artísticas y en la formación de artistas y públicos desde la temprana edad, realmente es una lucha de gigantes que nos puede llevar otros varios años más de seguir picando piedra. ¿Cómo lograrlo?, quien tengan la respuesta o pueda aportar en este sentido será de gran ayuda. Buena parte de estos proyectos su reducto para lograr metas y objetivos impuestos en una competencia desleal se ciñen a los famosos apoyos o donativos a proyectos culturales, en los que no basta el comprobar a lo largo de muchos años una trayectoria, un impacto y lograr un espacio dentro de la cartelera.

  

Al existir una política pública bien delineada entre las distintas disciplinas artística para la población infantil tendríamos que contar con el apoyo incondicional de aquellas instancias que pueden asegurar su extensión y permanencia a lo largo de varios años más y descentralizar la cultura para que llegué a todos los rincones del país y para que se le dé su lugar también a la cultura generada en las diversas comunidades al interior de la República… Pero el tema siempre es no hay recursos. Yo me pregunto a dónde van a dar los presupuestos de cultura de las delegaciones hablando del Distrito Federal para atender a la población infantil y juvenil, ¿Qué hay de la importancia del arte y la cultura en la curricula educativa?, en donde el arte y la cultura tendrían que ser un aliado importante para formar seres más sensibles y otorgarles un panorama mucho más real de lo que sucede a nivel nacional e internacional.

  

Existen otras opciones más, pero para esto tienen que existir otros más  incentivos, otros aliados como las empresas socialmente responsables quienes tendrían que comprometerse y sumarse a esto esfuerzos y crear diseños de ampliación de distintos proyectos para otras regiones en el país en donde serían paliativos fundamentales para avanzar en el desarrollo humano y abonar en las futuras generaciones y así reestablecer un tejido social el cual ésta más que desgarrado.

  

Me preocupa en ocasiones que se promueva el emprendimiento cultural, cuando en México la cultural es la última de la fila, cuando no existen diversos esquemas y voluntades políticas para ir abonando una tierra mucho más rica y no contaminada, desgastada y sin amplias posibilidades de dar otros frutos.

  

Los esquemas de préstamos para empresas culturales tienen que tener un interés acorde con la realidad y las posibilidades de los promotores y artistas, sino es ponerte la soga al cuello y te dejarán solo en altamar para que te hundas de lo lindo sin tener de donde echar mano para sobrevivir si es que te va bien y te toca por lo menos padecer un naufragio antes de que el barco se hunda y ahí quedes.

  

El trabajo en red tiene un gran futuro, pero cómo lograrlo en un sector que ésta dividido, que no se comunica, que no logra buscar acuerdos y consensos para poder remar al mismo tiempo y exigir que las condiciones tienen que ser otras. Tendríamos también que cuestionarnos en qué hemos fallado y cómo podríamos en grupo contra restar y buscar las mejores alternativas para lograr que se trabaje arduamente para avanzar en estos temas.

  

Vincularnos, revisar el contexto cultural, tener un amplio diagnóstico, conocer los actores políticos y aliados es fundamental para transitar a otro modelo y otras formas de concebir y permitir que la cultura avance en nuestro país.

 

Por esto, es que estoy convencida de que espacios como el GRECU permiten la vinculación con los otros,  el intercambio de ideas, el diseño de estrategias sólidas para poder avanzar en el  terreno de la incidencia en política pública y en la profesionalización de nuestro gremio, en la exigencia a cada momento de la transparencia en la asignación de recursos bajo un esquema bien delineado de necesidades concretas y con la participación directa de la sociedad civil.  

 


Es Licenciada en Comunicación Social, egresada de la UAM Xochimilco. Se formó profesionalmente en diversos programas de corte cultural en emisoras de televisión en la Ciudad de México como Canal Once, Imevisión y Televisa. En 1989 fue guionista de la serie Ruiditos programa de radio infantil, coproducción Radio Rin, la estación de los niños, de IMER y la Universidad Pedagógica Nacional.

A partir del 1993 se hace miembro activo del Centre International du Film pour l’enfant et le Jeunesse (CIFEJ) y forma parte de su Consejo Directivo de 1999 a 2002. El CIFEJ es una organización no gubernamental que fundada en 1955 bajo los auspicios de la UNESCO, que actualmente agrupa a miembros de más de 150 países, cuyo objetivo principal es organizar y coordinar encuentros entre las instituciones destinadas a producir cine y televisión para niños y adolescentes en todo el mundo, así como contribuir a que estas instituciones compartan y se retroalimenten en su labor de generar proyectos educativos, culturales y de comunicación a favor de los niños y adolescentes.

Liset Cotera es la Fundadora y Directora del Festival Internacional de Cine Niños (...y no tan Niños) en la Ciudad de México, que tiene 18 años ininterrumpidos de labor. Es el foro por excelencia que está dedicado a promover y difundir un cine de calidad dirigido a la población infantil en nuestro país, es un referente en materia de opciones cinematográficas para las niñas y niños y ha destacado a lo largo de estos años por su diseño, atención y porque ha logrado promover una cultural real cinematográfica desde la temprana edad.

Es por ello que en 1999 nace La Matatena, Asociación de Cine para Niñas y Niños, A. C., con el propósito de acercar a las niñas y niños de México al cine a través del festival en las vacaciones de verano y durante todo el año mediante el diseño e implementación de talleres de apreciación cinematográfica, animación, ficción y documental dirigidos a las niñas, niños y jóvenes de México, trabajando con una población de los 6 a los 14 años. Actualmente cuenta con un acervo de 131 cortometrajes de animación en plastilina que dan cuenta de la plástica y sentir que transmiten las niñas y niñas en sus cortometrajes realizados en los talleres de La Matatena.

Así mismo, Cotera ha participado como Jurado en diversos festivales a nivel internacional en Alemania, Canadá, Eslovaquia, Estados Unidos, Polonia, Francia, Argentina, España, Armenia e Irán, entre otros. La Matatena ha sido reconocida por su labor que ha atendido a lo largo de estos años a más de 150 mil espectadores.