Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:10:43

Secretaría de Cultura: la danza de los millones


Hemos señalado que “vender” la idea de una Secretaría de Cultura (SEC) que no impondrá gastos, es o una postura ingenua o un despropósito político. Va a costar. Imposible decirlo en millones de pesos y en tiempo calendario, ya que elaborar ese presupuesto y el cronograma, demanda información a la que no tenemos acceso. Y requiere de tomar decisiones que comprometen personas e innumerables variables materiales. Sin duda una fascinante y compleja responsabilidad para todos los involucrados en el proceso.

 

A lo que podemos acceder para darnos una idea de la danza de los millones alrededor de la futura SEC, son a las cifras que entrega la Cuenta Satélite de la Cultura de México (CSCM) del INEGI (Serie 2008- 2012. Año base 2008). Es una buena información en la que no se ha reparado. Supone una veracidad en cuanto a montos ya erogados, ejercidos, contabilizados, hasta filtrados por la autoridad para fines estadísticos. Y tienen el valor de colocarse en la realidad del mercado.

 

A este componente del sector cultural, el INEGI lo define como “Gestión pública en actividades culturales”. La CSCM incorpora información de 147 unidades económicas que realizan gestión pública en cultura, de las cuales 134 son unidades especializadas y 13 son unidades no especializadas. Asimismo, se distingue que 44 son unidades económicas federales y 103 son unidades económicas de las entidades federativas.

 

Las unidades especializadas son de orden público como Conaculta y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Chiapas, por ejemplo. Las unidades no especializadas son UNAM, UAM e IPN, por citar tres casos. Y son cifras y datos de orden nacional, no se desagregan por entidad y no se conoce el listado completo como tampoco la fuente de la que se obtienen.

 

Del año 2008 al 2012, la contribución de la gestión pública en actividades culturales al total de la contribución de la cultura al PIB nacional se mantuvo en 0.1%. El 2.7% del PIB cultural también se mantuvo estacionado y del cual el 2.0% corresponde a las actividades de mercado y el 0.6% a la producción cultural de los hogares (trabajo voluntario que se puede medir como trabajo remunerado).

 

En cuanto a la distribución del valor agregado bruto clasificado por tipo de unidad, que es la cifra más cercana a lo que llamaremos ejercicio del gasto público en las instituciones culturales, se observa que las unidades especializadas federales representan el 59.7%, las unidades especializadas estatales el 28.8% y las unidades económicas no especializadas el 11.5%.

 

La contribución de la cultura al PIB nacional, en millones de pesos corrientes (se lee miles de millones) fue de:

 

2008 de 320 mil 478 mdp.

2009 de 318 mil 414 mdp.

2010 de 347 mil 970 mdp.

2011 de 379 mil 471 mdp.

2012 de 405 mil 997 mdp.

 

En la desagregación de Gestión pública en actividades culturales, su participación es de:

 

Año 2008

Administración federal 8,253 mdp.

Administración estatal 2,912 mdp.

Suma 11,165 mdp.

Año 2009

Administración federal 8,333 mdp.

Administración estatal 3.088 mdp.

Suma 11,421 mdp.

 

Año 2010.

Administración federal 8,883 mdp.

Administración estatal 3,275 mdp.

Suma 12,158 mdp.

 

Año 2011

Administración federal 9,400 mdp.

Administración estatal 3,769 mdp.

Suma 13,169 mdp.

 

Año 2012

Administración federal 10,071 mdp.

Administración estatal 4,074 mdp.

Suma 14,146 mdp.

 

Suma del periodo 2008-2012, son 62 mil 069 mdp.

 

Les puedo dar algunas conclusiones:

 

1.- La actividad de mercado es determinante en la vida cultural. Sorprende el porcentaje de la producción cultural en los hogares. 2.- El gasto público medido por el INEGI se advierte con diferencias a lo que se anuncia como autorizado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Confirmar por este instrumento la enorme dependencia de estados y municipios de los recursos federales es muy importante. 3.- El sector, en consecuencia, tampoco ha crecido. Un estancamiento estable que al menos conserva lo que tiene. La visión puede ser optimista si se considera el comportamiento general de la economía nacional. 4.- Si a esos montos señalados se les contrasta con la propuesta del PEF para el año 2016 y se le condiciona al impacto, entre otras variables, de la inflación, el costo de vida y el empleo de divisas, amén del descuento por gasto corriente/operación, por establecer una ecuación, el gasto líquido de inversión, lo que va directamente a proyectos que generan empleo y movilizan cadenas productivas, no será mayor al 20%. 5.- El Conaculta (o futura SEC), ejerce más gasto que secretarías como la de Turismo o de Relaciones Exteriores. En suma, Tener Secretaría de Cultura significa darle nuevo sentido al gasto público del ramo. Invertir al momento de la creación para hacer más eficiente el presupuesto lo más rápido posible.

 


Es egresado de la carrera de Comunicación de la UAM Xochimilco, con Especialidad en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM Iztapalapa. Ejerce el periodismo desde 1980 en distintos diarios y revistas, como también la gestión cultural en diversidad de instituciones. Ha desplegado una amplia labor de análisis de la diplomacia cultural, de las políticas culturales, de la economía cultural, de las empresas culturales y en la formación de emprendedores culturales.

En su trayectoria destaca su desempeño como agregado cultural en las embajadas de México en Chile y Colombia, cuyo gobierno le condecoró con la Medalla al Mérito Cultural. Cuenta con dos obras que reúnen una parte de su quehacer como analista, reportero y cronista: Desde la frontera norte (UAM-Iztapalapa, 1991) y Del mismo cuero salen las correas (UAM-Xochimilco, 2002). La editorial colombiana Común Presencia publicó el volumen de prosas poéticas Saldo a favor (2005).

Es coautor del estudio Políticas culturales en México, 2006-2020, coordinado por Eduardo Nivón (Editorial Porrúa, 2006). Coordinó las obras Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación, obra pionera en su ámbito (UNICACH/UANL, 2007); 1968-2008. Los silencios de la democracia (Editorial Planeta, 2008), serial de entrevistas que abordan la situación de los medios de comunicación en el país; Economía cultural para emprendedores. Perspectivas (UAM/UANL, 2010), obra también sin precedente en el campo y es coordinador al lado de Carlos A. Lara González de 1988-2012. Cultura y transición (UANL/ICM, 2012), obra que por vez primera ofrece una visión sectorial de 24 años.

En junio de 2009 creó en la UAM Xochimilco el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del cual es coordinador. Desarrolla una amplia tarea como consultor. En esta línea de trabajo destaca la coordinación del Programa Sectorial de Cultura de Oaxaca 2011-2016. También ha realizado análisis económicos del Festival Internacional Cervantino y del Centro de Cultura Digital, en momentos del Conaculta.

En 2011 apareció el epistolario y a la vez reportaje novelado Colombia tiene nombre de mujer, en coedición de Ediciones Sin Nombre y la UANL. Participa del Proyecto ¿Cómo vamos ciudad de México? del periódico El Universal. Su obra más reciente como coordinador es TLCAN/Cultura ¿Lubricante o engrudo? Apuntes a 20 años (UAM/UANL, 2015) y es coautor de Una nueva diplomacia cultural para México, coordinado por César Villanueva (UIA, 2015).

Su obra más reciente como autor es Sector cultural. Claves de acceso (Editarte/UANL, 2016). Actualmente es Jefe del Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa Rafael Galván Maldonado de la UAM.