Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:12:38

La plaza culturosa


Desayuno con Aristóteles


Eduardo Cruz Vázquez
 

 

Al caminar por la plaza, al fin alcanzo a Aristóteles. Si bien desde que lo designaron como Jefe del Sistema de Administración Tributaria (SAT), era imposible dejar de verlo, de enterarse de sus decires y acciones para eso que llama recaudación fiscal, tuvo que pasar mucho tiempo para sentarlo a desayunar con el GRECU de la UAM.

 

Muchos hacemos paella con una idea que suena exquisita: una política fiscal para el sector cultural. Pero jamás lo hacemos con fiscalistas o con personalidades expertas en el campo. No por sentirnos muy acá. Es porque esas lumbreras andan bien lejos de eso que creemos es nuestro menester guisar. Si nos va bien, parlamos con algún abogado o economista descarriado. Por años, ha sido un sueño guajiro abordar con visión sectorial el tramado de la economía cultural y la política fiscal.

 

Así que todo un deleite llegara Aristóteles Núñez Sánchez. Ora sí, un cara a cara. Mientras degustaba unas claras de huevo rellenas de champiñones, acompañadas con rajas de chiles jalapeños, me permití recordar que a su tocayo Aristóteles, el de la Antigua Grecia, se le reconoce por sus sabias deliberaciones sobre los contribuyentes y los impuestos. Y que si a esta singular identidad se le agregaba su estirpe oaxaqueña y guerrerense más el ser egresado del Politécnico Nacional en Administración Industrial, uno podía comprender mejor su factura.

 

Tras contar algunos episodios familiares, este hombre delgado como una escoba, fortachón y de maneras suaves, le dio mordida a una chocolatina. Entonces se puso en la mesa la ecuación a resolver con su ayuda. ¿Es posible la paella o son sólo alucinaciones después de un tequila doble? Apurado, dije que si en Estados Unidos y en Francia había extraordinarios regímenes fiscales y destacados sectores culturales ¿dónde quedaba el modelo mexicano?

 

Rapidito, Aristóteles sentenció que nuestro sector goza de mejores condiciones de las que imaginábamos. Que no veía hacer modificación alguna a la miscelánea fiscal que nos envuelve. De pronto reconoció que en el caso de las fundaciones de grupos empresariales de calado, podían darse distorsiones. Inequidad con relación a otras organizaciones civiles. Pero que gustoso recibiría nuestra propuesta de política fiscal para el sector cultural y que regresaría a nuestra mesa las veces que fuera necesario para dialogar. Y que con gusto serviría de puente con otros protagonistas del gobierno para estos asuntos.

 

En efecto, la plaza culturosa se cimbró. Los ánimos de los grecus se encendieron. Por más de 2 horas, el Jefe del SAT escuchó y dio respuesta a cada inquietud y cuestionamiento, a coincidencias y diferencias. El acuerdo de colaboración se confirmó cuando nos tomamos la foto del recuerdo en el patio.

 

Sale, pues, Aristóteles. Gracias. Vienen aún mejores momentos.

 


Es egresado de la carrera de Comunicación de la UAM Xochimilco, con Especialidad en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM Iztapalapa. Ejerce el periodismo desde 1980 en distintos diarios y revistas, como también la gestión cultural en diversidad de instituciones. Ha desplegado una amplia labor de análisis de la diplomacia cultural, de las políticas culturales, de la economía cultural, de las empresas culturales y en la formación de emprendedores culturales.

En su trayectoria destaca su desempeño como agregado cultural en las embajadas de México en Chile y Colombia, cuyo gobierno le condecoró con la Medalla al Mérito Cultural. Cuenta con dos obras que reúnen una parte de su quehacer como analista, reportero y cronista: Desde la frontera norte (UAM-Iztapalapa, 1991) y Del mismo cuero salen las correas (UAM-Xochimilco, 2002). La editorial colombiana Común Presencia publicó el volumen de prosas poéticas Saldo a favor (2005).

Es coautor del estudio Políticas culturales en México, 2006-2020, coordinado por Eduardo Nivón (Editorial Porrúa, 2006). Coordinó las obras Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación, obra pionera en su ámbito (UNICACH/UANL, 2007); 1968-2008. Los silencios de la democracia (Editorial Planeta, 2008), serial de entrevistas que abordan la situación de los medios de comunicación en el país; Economía cultural para emprendedores. Perspectivas (UAM/UANL, 2010), obra también sin precedente en el campo y es coordinador al lado de Carlos A. Lara González de 1988-2012. Cultura y transición (UANL/ICM, 2012), obra que por vez primera ofrece una visión sectorial de 24 años.

En junio de 2009 creó en la UAM Xochimilco el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del cual es coordinador. Desarrolla una amplia tarea como consultor. En esta línea de trabajo destaca la coordinación del Programa Sectorial de Cultura de Oaxaca 2011-2016. También ha realizado análisis económicos del Festival Internacional Cervantino y del Centro de Cultura Digital, en momentos del Conaculta.

En 2011 apareció el epistolario y a la vez reportaje novelado Colombia tiene nombre de mujer, en coedición de Ediciones Sin Nombre y la UANL. Participa del Proyecto ¿Cómo vamos ciudad de México? del periódico El Universal. Su obra más reciente como coordinador es TLCAN/Cultura ¿Lubricante o engrudo? Apuntes a 20 años (UAM/UANL, 2015) y es coautor de Una nueva diplomacia cultural para México, coordinado por César Villanueva (UIA, 2015).

Su obra más reciente como autor es Sector cultural. Claves de acceso (Editarte/UANL, 2016). Actualmente es Jefe del Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa Rafael Galván Maldonado de la UAM.