Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:09:06

 La plaza culturosa


 ¡Ay, Virgilio!

 

Eduardo Cruz Vázquez

 

Al caminar por la plaza, en uno de sus muchos recodos, encontré un ejemplar del Diario Oficial de la Federación del 20 de agosto de 2015. ¿Cómo pudo llegar a este mall culturoso? ¿Será cierto que la encuesta nacional de lectura del extinto Conaculta se equivoca al decir que los de la comunidad no se entretienen con el DOF?

 

Intrigado, me refugié en el único lugar seguro para hojear el espécimen: el baño del tercer piso. Sentadito, acomodé el fajo. De veras, qué manos se necesitan para domar el diario. De pronto, mis ojos se congelaron en este título: “Acuerdo por el que se expide el protocolo de actuación en materia de contrataciones públicas, otorgamiento y prórroga de licencias, permisos, autorizaciones y concesiones. Atentamente, Virgilio Andrade Martínez, Secretario de la Función Pública”.

 

Con el pulso acelerado, fui leyendo lo que en mis entendederas eran montones de palabras para atacar, sí, queridos placeros, un frente más de la corrupción entre el gobierno y los empresarios. De otra manera no se entiende el punto 6 del Anexo Primero, Sección II, que refiere a las “Reglas generales para el contacto con particulares”, que a la letra dice:

 

“b) Que las comunicaciones telefónicas serán grabadas y las reuniones, visitas y actos públicos videograbados, así como que dicha información podrá ponerse a disposición de las autoridades encargadas de verificar la legalidad de las contrataciones públicas, licencias, permisos, autorizaciones y concesiones y ser utilizada como elemento de prueba”.

 

¡Ay, Virgilio, acabas de inaugurar otro negociazo! ¡Se solicitan cámaras con operadores, notarios y pájaros en el alambre! ¡Bendita corrupción, qué creatividad! Picado con el pergamino gubernamental, de plano me puse cómodo en el espacio elegido. Leí el punto 8: “Para el caso de las comunicaciones telefónicas y las reuniones, deberán obtener del particular su consentimiento tácito o expreso, así como señalarle que se entenderá que hay consentimiento tácito cuando continúe la conversación telefónica, o su presencia en las reuniones de que se trate. De no existir consentimiento del particular la comunicación telefónica o la reunión no podrá continuarse y el servidor público informará al particular dicho impedimento”.

 

¡Ay Virgilio, qué prosa tan tácita y el expreso para degustarla me lo debes! ¡Es una blancura propia de Cloralex en los pisos de la Casa Blanca!

 

“Toc, toc… Disculpe ¿tardará mucho, joven?”. Chispas, me dije, qué clavado estoy. “Un momentito”. Cual pirata que descifra el mapa del tesoro, di con el Anexo Segundo. “Formatos que deberán utilizar los particulares para manifestar vínculos y posibles conflictos de interés”.

 

-¡Ay Virgilio!- Grité sin interés en mi control.

-Me llamo Enrique, güey ¡apúrale!

 

¡Ay nanita! “1.- En los procedimientos de contrataciones públicas, de otorgamiento y prórroga de licencias, permisos, autorizaciones y concesiones, los particulares deberán presentar un manifiesto de sus vínculos o relaciones de negocios, personales o familiares, así como de posibles conflictos de interés, con los servidores públicos que tengan los cargos que a continuación se indican, incluyendo a sus cónyuges y parientes en primer grado”.

 

Hice sonar la hebilla de mi cinturón, para bajarle la impaciencia al tal Enrique. De pronto estos ojazos míos detectaron el “Acuerdo que tiene por objeto emitir el Código de Ética de los servidores públicos del Gobierno Federal, las Reglas de Integridad para el ejercicio de la función pública, y los Lineamientos generales para propiciar la integridad de los servidores públicos y para implementar acciones permanentes que favorezcan su comportamiento ético, a través de los Comités de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés”.

 

¡No manches Virgilio, esto es obra conjunta con el historiador Tovar y de Teresa!

 

Este párrafo de plano lo leí a capella, en una de esa el tal Enrique desistiría de interrumpirme: “Cuarto punto del acuerdo, punto 6. Entorno Cultural y Ecológico. Los servidores públicos en el desarrollo de sus actividades evitan la afectación del patrimonio cultural de cualquier nación y de los ecosistemas del planeta; asumen una férrea voluntad de respeto, defensa y preservación de la cultura y del medio ambiente, y en el ejercicio de sus funciones y conforme a sus atribuciones, promueven en la sociedad la protección y conservación de la cultura y el medio ambiente, al ser el principal legado para las generaciones futuras.

 

-¡Yaaa pues!

 

 


Es egresado de la carrera de Comunicación de la UAM Xochimilco, con Especialidad en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM Iztapalapa. Ejerce el periodismo desde 1980 en distintos diarios y revistas, como también la gestión cultural en diversidad de instituciones. Ha desplegado una amplia labor de análisis de la diplomacia cultural, de las políticas culturales, de la economía cultural, de las empresas culturales y en la formación de emprendedores culturales.

En su trayectoria destaca su desempeño como agregado cultural en las embajadas de México en Chile y Colombia, cuyo gobierno le condecoró con la Medalla al Mérito Cultural. Cuenta con dos obras que reúnen una parte de su quehacer como analista, reportero y cronista: Desde la frontera norte (UAM-Iztapalapa, 1991) y Del mismo cuero salen las correas (UAM-Xochimilco, 2002). La editorial colombiana Común Presencia publicó el volumen de prosas poéticas Saldo a favor (2005).

Es coautor del estudio Políticas culturales en México, 2006-2020, coordinado por Eduardo Nivón (Editorial Porrúa, 2006). Coordinó las obras Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación, obra pionera en su ámbito (UNICACH/UANL, 2007); 1968-2008. Los silencios de la democracia (Editorial Planeta, 2008), serial de entrevistas que abordan la situación de los medios de comunicación en el país; Economía cultural para emprendedores. Perspectivas (UAM/UANL, 2010), obra también sin precedente en el campo y es coordinador al lado de Carlos A. Lara González de 1988-2012. Cultura y transición (UANL/ICM, 2012), obra que por vez primera ofrece una visión sectorial de 24 años.

En junio de 2009 creó en la UAM Xochimilco el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del cual es coordinador. Desarrolla una amplia tarea como consultor. En esta línea de trabajo destaca la coordinación del Programa Sectorial de Cultura de Oaxaca 2011-2016. También ha realizado análisis económicos del Festival Internacional Cervantino y del Centro de Cultura Digital, en momentos del Conaculta.

En 2011 apareció el epistolario y a la vez reportaje novelado Colombia tiene nombre de mujer, en coedición de Ediciones Sin Nombre y la UANL. Participa del Proyecto ¿Cómo vamos ciudad de México? del periódico El Universal. Su obra más reciente como coordinador es TLCAN/Cultura ¿Lubricante o engrudo? Apuntes a 20 años (UAM/UANL, 2015) y es coautor de Una nueva diplomacia cultural para México, coordinado por César Villanueva (UIA, 2015).

Su obra más reciente como autor es Sector cultural. Claves de acceso (Editarte/UANL, 2016). Actualmente es Jefe del Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa Rafael Galván Maldonado de la UAM.