Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:13:10

La plaza culturosa

 

Joël Dicker, un negocio en tabique

 

Eduardo Cruz Vázquez

 

Al caminar por la plaza, mientras la variedad de comercios culturales me abrazan y excitan, digo categóricamente que el ladrillo La verdad sobre el caso Harry Quebert, es ante todo una gigantesca novela sobre el negocio editorial. Claro que me gustó la trama policíaca. El jovenazo suizo, Joël Dicker, me sorprendió por escribir, justamente, tan agringado. En una ruta tan probada como la novela negra norteamericana, este chaval quizá esté cerca, a 4 años de su publicación, del millón de ejemplares vendidos en 33 idiomas.

 

Así las cosas, al caminar por la plaza me topo con nuestra mega librería. Tomo el ejemplar de Dicker editado por Alfaguara y busco las páginas que memoricé. Por ejemplo, cuando Marcus Goldman, el joven y famoso escritor escucha a su agente literario Douglas: “¿Has estudiado algo de economía, Marc? Los libros se han convertido en un producto intercambiable: la gente quiere un libro que les guste, les relaje, les divierta. Y si no se los das tú, se lo dará el vecino y tú acabarás en la basura”.

 

O cuando su profesor, Harry Quebert, el protagonista de la historia, le sentencia. “¿Sabe usted lo que es un editor? Un escritor frustrado con un papá con suficiente dinero como para permitirle apropiarse del talento de los demás”.

 

Pero el personaje que me arrebató fue el editor Roy Barnaski. Simplemente un mercenario encantador. Lo es por su constante presión sobre el autor, por su liderazgo en la maquinaria editorial, por su ojo cínico: “Los usuarios de Facebook –señala- no son más que hombres-anuncio que trabajan gratis. Sería estúpido no utilizarlos”.

 

La secuencia sobre el trabajo Dicker-Barnaski en la editorial Schmid & Hanson es excepcional. Cuenta Marcus: “Recibí por FedEx una centralita telefónica que me permitía participar desde mi suite del Regent’s en todas las reuniones que tenían lugar en Manhattan. Reuniones con el equipo de marketing, encargado de la promoción del libro; reuniones con el equipo gráfico, encargado del diseño de la portada del libro; reuniones con el equipo jurídico, encargado de estudiar todos los aspectos legales ligados al libro, y finalmente reuniones con un equipo de escritores fantasma, que Barnaski utilizaba para ciertos escritores y que quería endosarme sin falta”.

 

Los escritores fantasmas son sensacionales. Le dice Barnaski a Marcus sobre su labor: “No se enfade, Marcus. No puedo correr el riesgo de que el libro no esté terminado a tiempo. Así que he pedido que adelantaran trabajo, por si acaso. Por simple precaución. Si no le gustan, no utilizaremos esos textos. Pero ¡imagínese que no tenga tiempo de terminarlo! Ése será nuestro chaleco salvavidas”.

 

La verdad sobre el caso Harry Quebert es para los interesados en la economía cultural. Y es una novela burlona, un monumento mordaz a los estereotipos del género negro norteamericano.

 


Es egresado de la carrera de Comunicación de la UAM Xochimilco, con Especialidad en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM Iztapalapa. Ejerce el periodismo desde 1980 en distintos diarios y revistas, como también la gestión cultural en diversidad de instituciones. Ha desplegado una amplia labor de análisis de la diplomacia cultural, de las políticas culturales, de la economía cultural, de las empresas culturales y en la formación de emprendedores culturales.

En su trayectoria destaca su desempeño como agregado cultural en las embajadas de México en Chile y Colombia, cuyo gobierno le condecoró con la Medalla al Mérito Cultural. Cuenta con dos obras que reúnen una parte de su quehacer como analista, reportero y cronista: Desde la frontera norte (UAM-Iztapalapa, 1991) y Del mismo cuero salen las correas (UAM-Xochimilco, 2002). La editorial colombiana Común Presencia publicó el volumen de prosas poéticas Saldo a favor (2005).

Es coautor del estudio Políticas culturales en México, 2006-2020, coordinado por Eduardo Nivón (Editorial Porrúa, 2006). Coordinó las obras Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación, obra pionera en su ámbito (UNICACH/UANL, 2007); 1968-2008. Los silencios de la democracia (Editorial Planeta, 2008), serial de entrevistas que abordan la situación de los medios de comunicación en el país; Economía cultural para emprendedores. Perspectivas (UAM/UANL, 2010), obra también sin precedente en el campo y es coordinador al lado de Carlos A. Lara González de 1988-2012. Cultura y transición (UANL/ICM, 2012), obra que por vez primera ofrece una visión sectorial de 24 años.

En junio de 2009 creó en la UAM Xochimilco el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del cual es coordinador. Desarrolla una amplia tarea como consultor. En esta línea de trabajo destaca la coordinación del Programa Sectorial de Cultura de Oaxaca 2011-2016. También ha realizado análisis económicos del Festival Internacional Cervantino y del Centro de Cultura Digital, en momentos del Conaculta.

En 2011 apareció el epistolario y a la vez reportaje novelado Colombia tiene nombre de mujer, en coedición de Ediciones Sin Nombre y la UANL. Participa del Proyecto ¿Cómo vamos ciudad de México? del periódico El Universal. Su obra más reciente como coordinador es TLCAN/Cultura ¿Lubricante o engrudo? Apuntes a 20 años (UAM/UANL, 2015) y es coautor de Una nueva diplomacia cultural para México, coordinado por César Villanueva (UIA, 2015).

Su obra más reciente como autor es Sector cultural. Claves de acceso (Editarte/UANL, 2016). Actualmente es Jefe del Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa Rafael Galván Maldonado de la UAM.