Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:10:55

¿Ranking cultural?

Mientras logramos calificar la competitividad del sector cultural, aprovechemos herramientas como el ranking de la revista Expansión

 

26 de las 500. Un generoso 5%. Mi selección quisiera ser un ranking de empresas culturales. Falta mucho para lograrlo. Pero del catálogo provisto por la revista Expansión, son las que tienen intereses en el sector cultural. Algunas intervenciones son directas, como los casos de Cinépolis, Cinemex (Grupo México), Cinemagic (Mexichem) y la Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE/OCESA). Otras combinan influencia de otros sectores, como Televisa, TV Azteca (Grupo Salinas), MVS y Grupo Imagen. Hablamos de negocios con creatividad y contenidos, con una amplia gama de flujos simbólicos.

 

De las 500 de Expansión, 11 se mueven en los terrenos de la filantropía cultural, con algunos componentes de sustentabilidad. Grupo Carso aparece como el más poderoso: cuenta con un acuario, dos museos, un teatro y tres fundaciones con innumerables programas (Slim, Telmex y Centro Histórico). FEMSA conserva la bienal de pintura. Bimbo se mantiene en Papalote el Museo del Niño. Cemex, en el Museo Marco de Monterrey. Banamex tiene desde hace décadas su fundación, es depositario de una enorme colección de arte, de inmuebles históricos y de acciones centrales en el ámbito artesanal. Aunque de bajo perfil desde su adquisición por BBVA, Bancomer mantiene ciertas actividades.

 

Entre los afamados coleccionistas de arte se encuentra Grupo Coppel, que anima un parque ecológico en Culiacán y el futuro Museo de Mazatlán. En esa misma línea, digamos regional, destaca la Fundación José Cuervo. En la zona regia, Grupo Alfa hace su labor. Hacia el lado de la industria alimenticia, el Grupo Herdez. Con el navegar de sus barcos, Grupo TMM y la leyenda que es Pepita Serrano en el impulso a valores musicales.

 

En el listado de las 500 de Expansión, los negocios de la familia Hank. Grupo Interacciones participa en el Museo Internacional Barroco, de Puebla, y Grupo Hermes, en el Gran Museo del Mundo Maya, en Mérida. El Grupo Bal tiene el ITAM, en tanto que en la línea artesanal de plata es suya la legendaria TANE. En esta suerte de ranking de empresas culturales, atrevo a contar al Grupo Alsea. Como mayor franquicitario en el ramo alimenticio (Starbucks, Vips, California pizza kitchen, entre otras), muchas de ellas insertas en centros comerciales, son determinantes en el consumo cultural. Por esta interpretación vale incluir Dulces de la Rosa, cuyo catálogo es ejemplo de golosinas mexicanas.

 

Los editores del ranking lamentan como yo algunas ausencias en esta edición de 2017. Son empresas del sector cultural Grupo Xcaret, Grupo Santillana, El Universal, Impresora y Encuadernadora Progreso (paraestatal, brazo armado del Fondo de Cultura Económica), Google y Yahoo. Sin duda, hay más negocios que interesan desde su fortaleza e influencia: el propio Grupo Expansión, Grupo Milenio, Grupo Reforma, Grupo Radio Centro, Facebook, Netflix. En efecto, queda claro que hay firmas mexicanas y de otros países. Del conjunto de las 500, 274 son mexicanas, 97 de los Estados Unidos, 17 alemanas y 15 de Canadá. 307 se ubican en la Ciudad de México y 62 en Nuevo León. Juntas generan 4 millones 774 mil empleos.

 

De mi selección, me detengo en ciertos números que son posibles leer. Se consigna que Cinépolis tuvo en el año 2016 ventas netas por 36 mil 900 millones de pesos, con 30 mil empleados. Cinemex registró ventas netas por 20 mil millones de pesos, con 11 mil empleados. La primera cadena tiene 5 mil salas entre México y otros países, la otra, 2,500. El asunto es saber si tales montos incluyen taquilla y alimentos. Supongo que sí. Recordemos que para la consultora PwC, en ese año de 2016, este negocio de la exhibición rondó ingresos por 15 mil millones de pesos.

 

A veces resulta un poco tortuoso encontrarle el tamaño y las derramas económicas al sector cultural. En la actualización de la Cuenta Satélite de Cultura a 2015, los medios audiovisuales generaron 15.5% del PIB, el cual rondó los 490 mil millones de pesos, que es el 2.9% nacional. Urge verificar marcos conceptuales y armar un ranking de empresas culturales.

 


Es egresado de la carrera de Comunicación de la UAM Xochimilco, con Especialidad en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM Iztapalapa. Ejerce el periodismo desde 1980 en distintos diarios y revistas, como también la gestión cultural en diversidad de instituciones. Ha desplegado una amplia labor de análisis de la diplomacia cultural, de las políticas culturales, de la economía cultural, de las empresas culturales y en la formación de emprendedores culturales.

En su trayectoria destaca su desempeño como agregado cultural en las embajadas de México en Chile y Colombia, cuyo gobierno le condecoró con la Medalla al Mérito Cultural. Cuenta con dos obras que reúnen una parte de su quehacer como analista, reportero y cronista: Desde la frontera norte (UAM-Iztapalapa, 1991) y Del mismo cuero salen las correas (UAM-Xochimilco, 2002). La editorial colombiana Común Presencia publicó el volumen de prosas poéticas Saldo a favor (2005).

Es coautor del estudio Políticas culturales en México, 2006-2020, coordinado por Eduardo Nivón (Editorial Porrúa, 2006). Coordinó las obras Diplomacia y cooperación cultural de México: una aproximación, obra pionera en su ámbito (UNICACH/UANL, 2007); 1968-2008. Los silencios de la democracia (Editorial Planeta, 2008), serial de entrevistas que abordan la situación de los medios de comunicación en el país; Economía cultural para emprendedores. Perspectivas (UAM/UANL, 2010), obra también sin precedente en el campo y es coordinador al lado de Carlos A. Lara González de 1988-2012. Cultura y transición (UANL/ICM, 2012), obra que por vez primera ofrece una visión sectorial de 24 años.

En junio de 2009 creó en la UAM Xochimilco el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del cual es coordinador. Desarrolla una amplia tarea como consultor. En esta línea de trabajo destaca la coordinación del Programa Sectorial de Cultura de Oaxaca 2011-2016. También ha realizado análisis económicos del Festival Internacional Cervantino y del Centro de Cultura Digital, en momentos del Conaculta.

En 2011 apareció el epistolario y a la vez reportaje novelado Colombia tiene nombre de mujer, en coedición de Ediciones Sin Nombre y la UANL. Participa del Proyecto ¿Cómo vamos ciudad de México? del periódico El Universal. Su obra más reciente como coordinador es TLCAN/Cultura ¿Lubricante o engrudo? Apuntes a 20 años (UAM/UANL, 2015) y es coautor de Una nueva diplomacia cultural para México, coordinado por César Villanueva (UIA, 2015).

Su obra más reciente como autor es Sector cultural. Claves de acceso (Editarte/UANL, 2016). Actualmente es Jefe del Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa Rafael Galván Maldonado de la UAM.