Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
16-10-2017 19:03:14

El negocio de los instrumentos musicales en México

 

Rafael Mendoza

 

La crisis económica de este sexenio, ha golpeado significativamente el poder adquisitivo de los mexicanos. Aunque ha sido paulatino, el incremento en el precio del dólar impacta directamente al mercado de los instrumentos musicales, puesto que una gran parte de ellos se importa desde los Estados Unidos, China y Europa.

 

Son pocos los productores de instrumentos musicales nacionales y esencialmente se limitan a crear productos de forma artesanal. Muchos proveedores están creando alternativas de bajo costo en refacciones genéricas para instrumentos musicales.

 

La Asociación Nacional de Comerciantes Musicales (NAMM por sus siglas en inglés) emite cada año el NAMM Global Report, un reporte sobre sus ventas estimadas en Estados Unidos, incluyendo datos importantes sobre países en el extranjero.

 

Recopila información de diversas fuentes, agencias y asociaciones. La información en su sección internacional, es provista por asociaciones en cada país y la revista The Music Trades Magazine.

 

El reporte incluye 23 países, entre ellos México. Se encuentra en el reporte desde hace varios años, puesto que una gran parte del consumo musical es un fenómeno de transculturación. Esto implica que los consumidores del sector, deseen obtener modelos y marcas específicas que encuentran en los videos musicales, revistas especializadas y recomendaciones de otros músicos.

 

El análisis corresponde al año 2014, donde se reconoce una recuperación del sector norteamericano por quinto año consecutivo, a pesar de la crisis económica global. Estos incrementos se han dado principalmente en instrumentos musicales, equipo de grabación y productos de audio (bocinas, amplificadores y equipo periférico).

 

El interés en la música es más robusto que nunca, pero también se reconoce que no ayuda a pagar las cuentas.

 

Para el caso mexicano, se estima que el incremento aplicado al costo de los instrumentos musicales a principio de año, sumado a la devaluación del peso (estimación hasta Junio de 2015), se desarrolló hasta un 25% del costo total.

 

Los recortes presupuestales a las actividades culturales, impactan directamente a proveedores que deben actualizar constantemente su stock, ante la avalancha de nuevos modelos y requerimientos del consumidor.

 

Existe un comentario de Thomas Veerkamp, Director de Marketing de Casa Veerkamp, SA de CV, uno de los principales importadores y distribuidores de instrumentos musicales en México: “No se visualiza un verdadero crecimiento de nuestra industria. Ningún cambio o acuerdo especial está sucediendo en el mercado. Los EU, siguen siendo una influencia mayor en uso de productos y acuerdos en el mercado mexicano”.

 

Pasando a las cifras de 2014, se estima que el mercado musical en México asciende a 185 millones de dólares anual, con una venta Per Capita de 1.54 dólares y representa el 1,10% del mercado mundial.

 

Se importaron pianos acústicos por aproximadamente 3.7 millones de dólares y se exportaron por 300,000 dólares. Luego, se anota, 7 millones de dólares correspondientes a instrumentos de cuerda, fueron importados. Sorpresivamente, se exportaron casi 37 millones de dólares en el mismo rubro. No se especifica si las exportaciones corresponden a reventa de productos o si provienen de una industria nacional.

Argentina y Brasil, son los otros 2 países de América Latina contemplados en el reporte. Ambos poseen un sector de industria musical en desarrollo, principalmente el caso brasileño que se colocó como el noveno mercado de discográfico mundial de acuerdo a la IFPI.

 

El valor del mercado brasileño en la industria musical, se estima en 295 millones de dólares, con ventas Per Capita de 1.46 dólares, compartiendo el 1.70% del mercado global.

 

En contraparte, el mercado argentino se estima en 79 millones de dólares, con ventas Per Capita de 1.84 dólares, quedándose con el 0.50% del mercado global.

 

La realidad del mercado argentino podría deberse principalmente a las regulaciones de importación aplicadas por el gobierno. Anteriormente, el importador tenía 360 días posteriores a la transferencia de recursos para ingresar bienes al país. Esto permitía realizar compras anticipadas para asegurar precios bajos en dólares. Sin embargo, obligaba al Banco Central a realizar disposición de reservas sobre estas transacciones.

 

A mediados de 2014, el tiempo de tránsito se recortó a 120 días, además de nuevas restricciones. Este cambio afectó los planes de importación, pues la mayoría de los fabricantes tenían que tomar pedidos de 3 a 4 meses de anticipación. Ante las quejas, el gobierno argentino extendió el tiempo de tránsito 60 días más. Sin embargo, el proceso de importación se volvió complejo, forzando a los importadores a asumir el riesgo de compra sobre productos no evaluados.

 

Las restricciones y permisos que no entraban en tiempo, ponían a los contenedores en zona de revisión, incrementando costos finales. Muchas compañías cerraron por esta regulación.

 

Podríamos decir que México es el segundo mercado de la industria musical, más importante en América Latina. Claro que se trata desde una perspectiva de  la industria norteamericana.

 

La devaluación del peso durante el mes de agosto, podría modificar significativamente los datos de este año en forma negativa.  La economía China y su invasión al mercado global, también alcanzó al rubro de instrumentos musicales en nuestro país.

 

Habrá que esperar los movimientos al cierre del año, donde las compras de este sector se incrementan. Al mismo tiempo, considerar un censo a principios de enero, podría arrojar datos de primera mano sobre las necesidades más inmediatas del sector.

 

Si tomamos en cuenta las regulaciones arancelarias, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, además de las políticas de recorte presupuestal continúo en el sector cultural, las opciones para importadores y distribuidores se complican enormemente.

 

La pregunta final sería, ¿Podemos darnos ese lujo?