Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
21-11-2017 11:58:02

La Ópera de Berlín, Unilever y la danza

Héctor Garay

  

El título podría hacer referencia a la relación empresas y agrupaciones artísticas desde la perspectiva del patrocinio o la responsabilidad social empresarial, sin embargo hablaré de otra mirada que los relaciona: el aprovechamiento del talento profesional, del trabajo creativo.

Elisa Carrillo fue nombrada primera bailarina de la Casa de la Ópera de Berlín, primera mexicana en lograrlo. Ella expresó en una entrevista (La Jornada: 3 de julio 2011) de la realización de sueños con un camino de obstáculos por vencer, pero desde luego nosotros sabemos de la trayectoria profesional de Elisa que ha demostrado su capacidad creativa e interpretativa. Una trayectoria de al menos 12 años de trabajo en Europa y ahora en la madurez de su carrera podemos considerarla un ejemplo para las nuevas generaciones de intérpretes escénicos.

  

Algunos verán fuga de cerebros, según el subsecretario de Educación Superior, Tuirán Gutiérrez, la emigración de profesionistas a los Estados Unidos ha crecido de 411 mil a un millón 3 mil, y los posgraduados de 62 mil a 150 mil. ¿La pregunta obvia sería cuántos profesionistas de las artes se han trasladado a otros países?

  

Sin embargo, en el arte no sólo se emigra por carencias, sino como respuesta al trabajo creativo, como una necesidad de intercambio y conocimientos de las manifestaciones culturales en otras regiones. Hoy se llama movilidad artística a los viajes que hacían escritores y pintores para beber de fuentes en otros países. Ahora se promueve vía residencias y proyectos comunes entre artistas de diferentes nacionalidades. Como consecuencia de la globalización y la interculturalidad, pues también ya es difícil hablar de nacionalidades cerradas.

  

En las empresas se da un fenómeno similar. A la par de anunciar la instalación de una nueva planta en Jiutepec, Morelos (Carlos Mota: Milenio diario, 6 de julio, 2011), la empresa tiene un programa de reclutamiento de jóvenes universitarios “que salen hacia el mundo”. No sólo para los puestos en México, sino que “ya hay jóvenes mexicanos talentosos trabajando en el mundo”. Sin duda, también en el terreno del arte los tenemos por el mundo, aunque tal vez sin el programa de reclutamiento, sino en la búsqueda de los propios artistas de oportunidades creativas. Insisto como otra cualidad de la globalización y no como fuga de cerebros o talentos.

  

Se trata de profesionales con capacidades para ocupar puestos en compañías empresariales o artísticas en donde se les dé la oportunidad. El trabajo creativo y profesional ya no sólo está en donde uno se educa, entrena o vive, sino en una aldea global, está ahí donde te aprovechan y donde están las condiciones para fomentar la creatividad. Puede ser que en México no abunden las condiciones favorables, mucho más en el terreno del arte y la danza, con su condición precaria.

  

A menudo hablamos de empeños individuales, de deseos por “tener sueños”; una trayectoria desde Texcoco a Berlín, como es el caso de Elisa Carrillo. Lo ideal es tener en nuestro país compañías, varias, con el nivel profesional y artístico para dar incorporar a los egresados de las escuelas de arte. Una posibilidad también de acceso a la cultura para un número más amplio de personas. Si hablamos de fugas estas existen, pero de probables beneficios directos, a través de las manifestaciones culturales y artísticas a las que no tiene acceso miles y miles de mexicanos. Y así tendríamos que formar a más bailarines, hacer reclutamiento de los mejores y no esperar que un puesto en una jerarquía anquilosada quede vacante.

  

Pero los logros de Elisa no son recientes, pero no se le aprovecha para invitarla a México a compartir su experiencia. Los tiempos cambian, las formas de organización y difusión de la cultura y aprovechar nuestros talentos también.

 
 


Es promotor cultural. Director y fundador de VITARS. Fomento Cultural desde 1994. Coordinador Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (2000-2002), Asesor de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (1999-2000).Colaborador artístico y coordinador de las compañías: U, X. Onodanza (1985-1989), El Cuerpo Mutable (1989-1990), Compañía Romero Domínguez (1991-1992), En dos partes y Gerente del Ballet Teatro del Espacio (1994-1995). Colaborador de la Sociedad Mexicana de Coreógrafos (SOMEC) y de la Unión Nacional de Sociedades Autorales.Jefe del Departamento de Actuación del Centro Universitario de Teatro, UNAM. Coordinador Académico del Centro de Formación Actoral, TV Azteca. Integrante del Comité de Danza del Centro Mexicano de Danza ITI UNESCO 2004-2005. Integrante del consejo directivo de Danza Mexicana A.C. (1988-1990).

Ha colaborado como asistente de dirección en un par de ocasiones con la Compañía Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes bajo la dirección de Raúl Quintanilla. 

 hecgaray@yahoo.com.mx
www.hectorgaray.wordpress.com