Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
21-11-2017 11:57:02

De potencialidades a potencia cultural

Héctor Garay

  

Consuelo Sáizar, titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, hizo una aseveración en una entrevista publicada en el suplemento Laberinto del periódico Milenio (28 de enero 2012): “México es una potencia cultural mundial”, y para reafirmar su dicho agrega que “tenemos la feria del libro más importante en habla hispana, la FIL de Guadalajara, que es también la número dos en el mundo; tenemos el Auditorio Nacional, que es el número uno en ingresos, asistencia y eventos a nivel mundial; tenemos el Festival Internacional Cervantino, que es uno de los tres más importantes del mundo; la Cineteca Nacional es la número uno en asistencia; el Museo de Antropología está entre los diez mejores, y los festivales de cine de Morelia y Guadalajara están entre los primeros veinte”.

 

 

Por supuesto que no podríamos negar estos datos contundentes, pero que son sólo una muestra de otras cualidades que nos hacen potencia mundial. La posibilidad de conservar una riqueza histórica y arqueológica que pocos países tienen. La cantidad de artistas y su creación y producción constante. La red nacional de bibliotecas. El sistema institucional de apoyos a los artistas que añoran en otras latitudes. Tenemos una imagen elocuente por la riqueza de nuestro pasado y las obras de grandes artistas, parte del imaginario colectivo mundial. También de jóvenes talentos en todas las disciplinas ocupando un lugar en el arte actual.

  

Y sin embargo, también tenemos una sensación de insatisfacción interna. Hay quienes piensan que los esfuerzos que se realizan construyen sólo potencialidades, posibilidades de acceso a la cultura, de contribución a la educación integral o apoyo a la restitución del tejido social, pero no logran resultados más profundos.

  

¿De que sirve tener una de las ferias del libro del mundo, si los niveles de lectura son pobres? Podría afirmarse que no es el propósito de esta feria promover la lectura, pero ¿entonces cuál es? ¿Vender libros? Todos los años se rompen registros de asistentes y se aumenta el número de ferias similares en todas las regiones del país. ¿Y?

  

No fortalezcamos sólo la política cultural de la numeralia. Lo reconoce la propia Consuelo Sáizar al hablar de encuestas de consumo y hábitos culturales: “El problema es que sólo se totaliza el resultado pero no se hace un análisis”. Algo similar es adentrarse en la moda de los top ten, una eficaz, pero efímera técnica de mercadotecnia basada en la competencia. Es una moda propiciada por los medios de comunicación en donde escasea el análisis de valores más significativos. ¿Cuál es la zona arqueológica número uno? ¿La que tiene más vestigios, mejor investigación, más asistentes? ¿La que posee el valor simbólico para la comunidad en donde existe?

  

La ciudad de México presume de ser una de las urbes con más museos en el mundo, existen los museos más singulares. Sin embargo, ya quisiéramos que nuestro querido Museo Nacional de Arte tuviera la mitad de recursos, acervo y visitantes que el Museo del Louvre: 8.8 millones de asistentes, más o menos la cantidad de habitantes de toda la ciudad de México (65% extranjeros). El museo francés sin duda contribuye a hacer de París una de las ciudades culturales y turísticas más importantes del mundo. Y como consecuencia tener una derrama económica producto del turismo cultural.

  

Ser una potencia cultural debe llenarnos de orgullo, pero también de inteligencia para saber aprovechar y disfrutar esta riqueza. Aprovechar las potencialidades que tenemos y hacerlas una realidad para millones de mexicanos debe ser un propósito de la política cultural por venir. Consuelo Sáizar y el Conaculta parecen entenderlo al poner en marcha un programa de acceso digital del patrimonio. En la entrevista de referencia agrega: “Tenemos infraestructura, tecnología y memoria. Es el proyecto: la plataforma intelectual del español, la vinculación con la sociedad y la decisión de futuro (del brick al click), y está basado en el talento de los creadores, la fortaleza de las instituciones y la participación de la sociedad”. Desde luego, no toda la política cultural del siglo XXI se refiere al uso de nuevas tecnologías, aún hay un número considerable de la población que no usa la computadora.

  

No obstante, hay otros esfuerzos: la actualización de la Cineteca Nacional, pero en este sentido debe entenderse que en la actualidad, las personas ven cine no sólo al acudir a las salas de proyección. La ciudad de los libros, vinculada al cerebro digital que pone énfasis a la digitalización y al acceso remoto de acervos.

  Pero también nuestra riqueza está en el arte vivo y en la participación de las personas en la práctica del arte como una forma de expresión de sus derechos culturales. Poder salir de sus hogares y practicar una disciplina artística o que los jóvenes y niños lo hagan en sus centros escolares es una forma de convertir nuestras potencialidades en esta necesaria forma de nuestra riqueza como nación: México, potencia cultural.
 


Es promotor cultural. Director y fundador de VITARS. Fomento Cultural desde 1994. Coordinador Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (2000-2002), Asesor de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (1999-2000).Colaborador artístico y coordinador de las compañías: U, X. Onodanza (1985-1989), El Cuerpo Mutable (1989-1990), Compañía Romero Domínguez (1991-1992), En dos partes y Gerente del Ballet Teatro del Espacio (1994-1995). Colaborador de la Sociedad Mexicana de Coreógrafos (SOMEC) y de la Unión Nacional de Sociedades Autorales.Jefe del Departamento de Actuación del Centro Universitario de Teatro, UNAM. Coordinador Académico del Centro de Formación Actoral, TV Azteca. Integrante del Comité de Danza del Centro Mexicano de Danza ITI UNESCO 2004-2005. Integrante del consejo directivo de Danza Mexicana A.C. (1988-1990).

Ha colaborado como asistente de dirección en un par de ocasiones con la Compañía Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes bajo la dirección de Raúl Quintanilla. 

 hecgaray@yahoo.com.mx
www.hectorgaray.wordpress.com