Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
21-11-2017 11:57:34

Toledo: un peso más, un peso menos

 

Francisco Toledo, artista mexicano de reconocida trayectoria complementada con su vocación de apoyo a la cultura fue noticia y de vida retirada de los reflectores tuvo que aparecer de nuevo para defender causas necesarias. Una de ellas fue la defensa del patrimonio cultural de Oaxaca que él ha ido conformando con sus propios recursos.

 

Toledo creó instituciones culturales a partir de una colección de artes gráficas vinculada a una biblioteca que creció con el cineclub “El Pochote”, el centro fotográfico Manuel Álvarez Bravo, la Fonoteca Eduardo Mata, una galería y cafetería, todos estos espacios solemos sólo considerar el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). En este centro puso su empreño creativo, de gestión y recursos por más de 25 años hasta que presiones burocráticas le hicieron pensar en dejar el centro. A consecuencia de un embargo de cuentas bancarias del centro por un adeudo fiscal, un crédito fiscal de 900 mil pesos de 2003; Francisco Toledo decidió cambiar la forma de dirigir el IAGO. Pero desde luego no se desatendió de las obligaciones fiscales pues pagó la deuda.

 

 

Sin embargo, encontró la opción de donación al estado mexicano. En particular al Instituto Nacional de Bellas Artes que se hará cargo de su operación e invertirá 6 millones de pesos como presupuesto anual, duplicando la cantidad que ya otorgaba anualmente. Esta cantidad más un peso más sellaron el intercambio. Un peso más simboliza varios aspectos.

 

 

Las implicaciones del hecho son varias. El acoso para quien de manera desinteresada ha dado apoyo a la cultura local y nacional. Lo que no significa solicitar tratos excepcionales en materia de impuestos, aunque si valdría la pena de apoyos para quien hace aportaciones a la cultura y el desarrollo social. La intervención, una vez más, de las instituciones culturales públicas para salvar acervos y actividades culturales, forzando recursos que pudieran estar comprometidos para otros programas. Los recursos extraordinarios de rescate sin duda merman otras áreas. Podría existir una apariencia de trato diferenciado, pues ¿cuántas bibliotecas de autores y acervos de artistas se pierden porque no hay recursos para comprarlas? Claro está hay que entrar en terrenos difíciles de la valoración. ¿Todos los archivos, acervos artísticos y bibliotecas valen lo mismo? Aquí pesa desde luego el nombre y la trayectoria de Francisco Toledo. Pero sobre todo lo que ha significado y en lo que se ha constituido los proyectos culturales que ha creado o a ayudado a crecer. Han contribuido a la dinamización del desarrollo cultural de Oaxaca.

 

 

Sobre el punto hay que recordar el destino que tuvieron agrupaciones artísticas como el Ballet Teatro del Espacio y el legado de Guillermina Bravo, el Centro Nacional de Danza que tiene que dar la batalla para seguir funcionando. Aquí la valoración entre acervos “concretos” como obras gráficas, libros, videos, etc versus coreografías y obras escénicas hace que los segundos tengan en apariencia una batalla perdida, aunque todos ellos sean obras que constituyen un patrimonio cultural.

 

 

Lo que hay que comparar es el lamentable proceder de la titular de Conaculta cuando aseveró que los problemas del Ballet Teatro del Espacio se debían a que sus directores no se sabían administrar.

 

 

¿Malas administraciones o adeudos fiscales son los riesgos actuales para la labor de iniciativas artísticas que se construyen desde la autonomía? Tal parecería que sólo se puede sostener el arte dependiente, el que está en grupos artísticos oficiales. Pero claro está que no hay recursos suficientes para alimentar la dependencia, que además es un monstruo insaciable que pronto adquiere la forma burocrática del anquilosamiento. A eso se negó continuamente Guillermina Bravo.

 

 

Hay que señalar el valor de uso de los acervos donados. El del IAGO es un acervo vivo que tiene un uso continuo, es un centro cultural abierto a diversas manifestaciones artísticas y la consulta continua de los visitantes.

 

 

Lo simbólico de la valoración, más aún dentro de la economía cultural es cómo definir un valor. Un peso en este caso simboliza la acumulación de valores culturales y el compromiso de la institución por preservar y en la medida de lo posible ampliar el acervo y las acciones del IAGO. Simboliza un pago, porque Toledo no quiso regalar, lo que ya ha regalado por cierto. Y así el INBA se va, pagando un peso, con un acervo constituido por 124 mil 325 obras, grabados, fotografías, negativos, diapositivas, carteles, pinturas; 5 mil videos, 7 mil archivos sonoros y 2 inmuebles, según boletín de la propia institución. Acervos de las diferentes instancias que conforman el proyecto cultural del IAGO. Por otra parte Toledo gana un peso que se lo gastará en lo que quiere y no pagará impuesto, según sus propias palabras.

 

 

Quitarse pesos, acumular pesos, no en el sentido monetario, sin en el sentido de responsabilidades es lo que debería comprender el Estado en materia de proyectos culturales. Y la autonomía, si bien no es el única ni el obligatorio camino da otras posibilidades y seto se construye con otras visiones. Los rescates culturales no serán suficientes ante el embate de la crisis económica. Ni el Estado tendrá recursos suficientes, ni esta será la opción más inteligente.

 

 


Es promotor cultural. Director y fundador de VITARS. Fomento Cultural desde 1994. Coordinador Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (2000-2002), Asesor de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (1999-2000).Colaborador artístico y coordinador de las compañías: U, X. Onodanza (1985-1989), El Cuerpo Mutable (1989-1990), Compañía Romero Domínguez (1991-1992), En dos partes y Gerente del Ballet Teatro del Espacio (1994-1995). Colaborador de la Sociedad Mexicana de Coreógrafos (SOMEC) y de la Unión Nacional de Sociedades Autorales.Jefe del Departamento de Actuación del Centro Universitario de Teatro, UNAM. Coordinador Académico del Centro de Formación Actoral, TV Azteca. Integrante del Comité de Danza del Centro Mexicano de Danza ITI UNESCO 2004-2005. Integrante del consejo directivo de Danza Mexicana A.C. (1988-1990).

Ha colaborado como asistente de dirección en un par de ocasiones con la Compañía Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes bajo la dirección de Raúl Quintanilla. 

 hecgaray@yahoo.com.mx
www.hectorgaray.wordpress.com