Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
23-09-2017 08:17:37

Nuestra Cultura o como hacer bien la Tarea

Antonio Mier Hughes

 

 

El pasado 1 de junio tuve el honor de participar en un foro organizado por los estudiantes de la carrera de publicidad y relaciones públicas de la Universidad Veracruzana. El evento denominado Nuestra Cultura, Integrando Ideas, contó con la participación del Dr. Eduardo Nivón de la UAM-Iztapalapa, del Dr. Homero Ávila Landa de la UV y del que esto escribe. La experiencia fue gratificante, dada la calidad de los académicos con los que compartí el foro, la asistencia de un buen número de promotores culturales locales y el empeño que pusieron los muchachos para su organización. De entrada quiero felicitarlos, augurando el mejor de los éxitos en su desarrollo profesional.

 

De acuerdo con la información que nos proporcionaron los anfitriones, el plan de estudios de su carrera incluye la organización de un evento de cualquier tipo. Ellos optaron por un evento académico-cultural para lo cual formaron una empresa, denominada Táctico Comunicación Estratégica, y concertaron patrocinios y apoyos de entidades públicas y empresas privadas, además de buscar ponentes, invitados especiales y demás. Esto lo comento porque muchas de estas actividades son necesarias en la formación de los trabajadores culturales, y constituye uno de los objetivos del Diplomado en Cultura y Negocios que impulsa el GRECU en la UAM Xochimilco y otras universidades.

 

 

La dinámica económica y social que prevalece en la actualidad requiere de personas capacitadas para desarrollarse y resolver problemas en distintos ámbitos, ya no es posible dedicarse a una actividad exclusivamente, y en el caso de los trabajadores de la cultura es necesario que cuenten con capacidad para buscar apoyos de diversos tipos, mismos que se constituirán en el medio que les permitirá dar a conocer su talento. Pero mejor, volvamos al evento.

 

 

El programa se dividió en tres partes: Una conferencia magistral a cargo del Dr. Nivón con el tema Una integración Necesaria; un Panel denominado 2 escenarios, 2 fusiones, en el que participamos los tres invitados, y la presentación del libro Gestionar el Patrimonio en Tiempos de Globalización, cuya coordinación estuvo a cargo del mismo Dr. Nivón y la Dra. Ana Rosas Mantecón. Sobra mencionar que además de gestores y promotores culturales, gran parte del público estuvo integrado por personal académico y estudiantes de la carrera de Antropología.

 

 

En el desarrollo del panel se buscó dar respuesta a varias interrogantes, a saber: Sustentabilidad económica de las actividades artísticas y culturales; planificación del desarrollo cultural y del desarrollo económico; preservación y promoción de la diversidad  e identidad cultural en un escenario de crisis global.

 

 

A raíz del intercambio de opiniones se reconoció que la complejidad del tema cultural requiere de fórmulas de políticas públicas que conjunten la disponibilidad de recursos, instituciones culturales sólidas en los tres órdenes de gobierno en un ámbito descentralizado, participación democrática de los actores culturales e integridad de éstos últimos para preservar y promover la diversidad.

 

 

En este sentido se logró proponer una estructura operativa e institucional ideal para el impulso y ejecución de las políticas culturales, misma que debería de contar con una Secretaría de la Cultura en el Gobierno Federal y de instituciones similares en los estados; un mecanismo de transferencia de recursos financieros federales a los organismos estatales equivalente a los fondos que operan las secretarías de Salud y Educación Pública, aunque no entramos en la discusión sobre la fórmula para su distribución; mecanismos de participación democrática a nivel local para la definición de programas, actividades y metas, que operen en forma similar a la del extinto Programa Nacional de Solidaridad, y trabajadores de la cultura dispuestos a trabajar en su conservación y divulgación.

 

 

En la discusión fue posible dejar constancia de que un mayor nivel de gasto público no implica por si mismo un mejoramiento de las políticas culturales, por el enorme peso de la nómina en el gasto de instituciones como el Conaculta, es por ello que se recordó la eficiencia con la que operó el Pronasol, al permitir impulsar proyectos sociales con una mínima burocracia. Se destacó también el papel que recientemente ha jugado la Cámara de Diputados, al asignar a su discreción recursos presupuestarios por arriba de lo solicitado por el Ejecutivo Federal en su proyecto de Presupuesto, sin que exista un proyecto que respalde dicha ampliación, situación que podría dar lugar a un nuevo mecanismo clientelar que a la larga puede perjudicar en vez de beneficiar a la cultura y las artes. Se dejó constancia, además, de la posición del GRECU respecto al reconocimiento del sector cultural en las cuentas económicas de la Nación y de la generación de estadísticas que permitan conocer no sólo su peso en la economía, sino la forma en que fluyen los recursos financieros entre los diferentes agentes institucionales.

 

 

Sólo queda esperar que este intercambio de ideas y posiciones coadyuve a lograr un mayor acercamiento entre los trabajadores de la cultura de todo el país.

 

 

 

Es economista egresado de la UAM Xochimilco y del CIDE, con amplia experiencia en el análisis de los alcances físico y financiero de los programas presupuestarios. Su interés se orienta a investigar sobre la relevancia económica de las actividades culturales y la distribución de los ingresos generados, en la cual los artistas son los menos favorecidos.

amierhughes@yahoo.com.mx