Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
23-09-2017 08:06:26

La Manzana Flechada

Recuerdo fraternal de Federico Campbell

 

Martha Chapa en el espacio de Alejandro Ordorica

 

 

21 de febrero de 2014

 

 

A Federico Campbell lo conocimos, ¡por supuesto!, en la frontera del mero norte mexicano. Quiero suponer que a muchos otros les pasó lo mismo, pues él siempre estuvo cerca de su región de origen. Lo que puedo decir es que en mi caso y el de mi compañero Alejandro Ordorica, así ocurrió.

 

Fueron varios y diversos los foros, exposiciones y encuentros culturales donde coincidimos a lo largo de los años, especialmente en el marco de la prolija actividad que se desarrolló en el ya legendario Programa Cultural de las Fronteras, de la Secretaría de Educación Pública, del que Alejandro fuera director general.

 

 

Además, en lo personal sostuve una estrecha amistad, que aún perdura, con Margarita Peña, quien fuera su esposa, así como con su hijo Federico Campbell Peña, que fue compañero de escuela y buen amigo de mi hijo Federico.

 

 

Tuvimos, pues, esa vinculación que fue de lo profesional a lo amistoso y familiar. Precisamente por eso es que lamentamos en muchos niveles el sensible e intempestivo deceso de Federico Campbell, ocurrido el pasado sábado 15 de febrero, si bien nos queda su obra como consuelo y herencia invaluable y de largo alcance.

 

 

Cómo no recordar los precisos relatos de Tijuanenses (1989), por ejemplo, o la novela Transpeninsular (2000, Premio de Narrativa Colima), libros espléndidos que denotan un amplísimo conocimiento e indisoluble identidad con la vida, estilo y fenomenología fronteriza de quien, justamente, nació allá en el merito Tijuana, donde empieza la patria.

 

 

Y, así, otras de sus obras que por igual trascienden esa franja, como sus novelas Pretexta –donde se adentra en los recovecos del poder político (1979)– y La clave morse (2001).

 

 

Qué decir de su tan ameritada labor como ensayista y como periodista. Renglón aparte merece su labor como traductor, que profundizó en las obras de Harold Pinter, David Mamet y, sobre todo, de Leonardo Sciascia.

 

 

Esos logros y méritos, entre muchos otros, le atrajeron diversos premios y reconocimientos.

 

 

Me platica Alejandro que unas semanas antes del fallecimiento de Federico, un grupo de amigos –entre ellos Elías Chávez, Alberto Ulloa, Romeo Valentín y René Arredondo–, que habitualmente desayunan en una cafetería de la colonia Condesa (donde Federico residía desde hace años), tuvieron el inesperado gusto de toparse con él en una esquina y se quedaron platicando un buen rato. Lo vieron bien, e incluso quedaron de reunirse a su regreso de ese viaje que él estaba por emprender a Tijuana, y que prácticamente selló su final. A fines de enero, Federico viajó a su patria chica para dictar una conferencia magistral sobre Juan Rulfo y también para recibir el nombramiento de presidente honorario de la feria del libro de esa ciudad fronteriza. Ahí también comenzó con los primeros síntomas de lo que parecía ser un fuerte gripe y que en realidad, luego se supo, era influenza por virus AH1N1.

 

 

Federico Campbell fue un hombre reflexivo, profundo, culto y generoso, que con su partida pone a la literatura –la nuestra, sobre todo– otra vez de doloroso luto y sumida en una tristeza inmensa, que se ahonda más porque esta nueva pérdida se suma a las muy recientes de dos enormes escritores: Juan Gelman y José Emilio Pacheco.

 

 

Desde luego, mandamos nuestro sentido pésame a Carmen Gaitán –también dedicada al mundo de la cultura, actualmente directora del Museo Nacional de San Carlos–, estimada amiga y esposa de Federico desde hace casi tres décadas, quien lo acompañó hasta el último día.

 

 

Quien conoce la obra de este notable tijuanense debe releerla, y quien no ha tenido el gusto de deleitarse con sus textos, está invitado a conocerlos. Lo importante, digo yo, es que el ingenio, las inquietudes y la creatividad de Federico están ahí y perdurarán, de modo que lo seguiremos leyendo y disfrutando.

 

 

http://www.marthachapa.net/
 
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 
Twitter: @martha_chapa
 
Facebook: Martha Chapa Benavides

 

 


Además de la promoción cultural y la comunicación social, participa y ejerce el servicio público, así como la creación literaria. En su trayectoria se cuenta el haber sido Director General del Programa Cultural de las Fronteras de la SEP, donde fundó varias revistas y festivales; y en la Cámara de Diputados (LVII Legislatura) presidió la Comisión del Distrito Federal y formó parte de la Comisión de Cultura. Así también, Procurador Social del Distrito Federal, Delegado Político de Tláhuac y Coordinador General de Programas Metropolitanos del GDF. Ha colaborado como articulista en diversos periódicos y en Canal 11 condujo “La Imagen de la Imagen”, serie vanguardista sobre el análisis de los medios (1973); y actualmente participa en el programa “El Sabor del Saber”. Es autor de varios libros de poesía y cuentos, junto a múltiples conferencias que ha impartido dentro y fuera del país. Cuenta con diversos premios y reconocimientos.