Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
23-09-2017 08:07:08

Las fronteras y el Canal 22

 

Alejandro Ordorica Saavedra

 

Las comunidades culturales de las entidades fronterizas, del norte y sur de nuestro país, tuvieron una eminente participación para que se dispusiera que Canal 22 orientara sus contenidos a la promoción y difusión educativa y cultural. Lo recuerdo bien. Eran mediados de los años ochenta y ocupaba yo el cargo de Director General del Programa Cultural de las Fronteras de la SEP (PCF).

 

Un buen día, recibí la llamada del periodista y escritor Hector Aguilar Camín, para pedirme que apoyáramos la propuesta y el desplegado donde un grupo de intelectuales y artistas formularíamos justo esa solicitud al Gobierno Federal.

 

Procedí entonces a llamarle personalmente a cada uno de los Directores de los institutos de cultura o a los responsables de esa área en los 7 estados del norte y los 5 del sur que integraban el propio PCF, para convocarlos a mi vez respetuosamente a que lo suscribieran, bajo la idea, conviene decirlo, de la absoluta independencia que siempre rigió en nuestro modelo de descentralización y cogestión cultural.

 

Sin excepción, se sumaron y firmaron el documento que apareció publicado en diversos diarios nacionales, además de un numeroso contingente de artistas, intelectuales y grupos culturales de ambas franjas fronterizas. Un hecho, por cierto, que se ha olvidado ni ha sido registrado ni valorado en su tan significativa dimensión.

 

Aludo a los anhelos de la tan vasta e invaluable cultura que se genera en esos pueblos y ciudades del norte y del sur de México, y que no era suficientemente conocida -o en otra medida soslayada- y hasta atendida con desaire en la capital misma del país, junto a las intentonas de dirigismo cultural.

 

Con el tiempo, el talento y la creatividad de muchos creadores de esas latitudes se fueron abriendo paso, a la vez que fueron alentadas por las siempre trabajosa y usualmente poco comprendida tarea de la descentralización cultural.

 

Sin embargo, debo decir con un sentido crítico, y seguramente no exento de un toque nostálgico, que nuestras fronteras no han sido ni vistas ni escuchadas como merecían y merecen, en ese espacio televisivo del Canal 22 y en la totalidad de los demás medios, sean públicos o privados.

 

Desde aquella época, nos preguntábamos, por ejemplo, qué sabe un niño o joven tarahumara de los mayas y viceversa; o de niños y jóvenes mexicanos respecto a la historia, geografía y situación socioeconómicas de las fronteras, e incluso en el plano interfronterizo, entre norteños y sureños, por lo que toca de unos respecto a los otros. Y por igual, la ignorancia de nuestros nexos con la comunidad de mexiconorteamericanos en EUA, así como con los distintos pueblos caribeños, a los que definimos en aquel tiempo como la Tercera Frontera.

 

Hubo asimismo, un gran número de encuentros y acciones relevantes del propio Programa Cultural de las Fronteras, que en general no recogieron debidamente los medios públicos de comunicación social, como podrían ser entre muchas otras: los Foros de Cultura Contemporánea, Norte y Sur, respectivamente; los Festivales  de La Raza y el Internacional de Cultura del Caribe, o los Colegios de Escritores en varias entidades.

 

Por su parte, el Programa Cultural de las Fronteras, tuvo conciencia de ese vacío e instrumentó estrategias esenciales que derivaron en: la creación de las revistas Cultura Norte y Cultura Sur, las Series de Televisión “Fronteras” y “Chicanos” o la fundación de Asociaciones de Productores de Radio y TV Cultural (Norte y Sur), actividades todas sin precedentes.

Pero dejemos el hubiera y vayamos al presente, a nuestros días, donde independientemente de los logros del Canal 22, muchos de ellos importantes, debiéramos evaluar qué otros de sus propósitos iniciales están parcialmente cumplidos o preocupantemente incumplidos.

 

En esa valoración, sin duda, una gran asignatura pendiente son las fronteras de la nación, a lo largo y a lo ancho, que dicho sea de paso fueron solidarios sustentos de esa televisora.

 

A 22 años de los inicios de Canal 22, sigo pensando que sin duda fue un acierto ante la necesidad de ese tipo de programación y contenidos, que tanta faltan hacían y hacen en la televisión mexicana, además de Canal 11 y algunos sistemas de radio y televisión a nivel estatal que ya existían en esa época.

 

En todo caso, si bien hay motivos de celebración por ya más de dos décadas cumplidas, los hay aún de mayor urgencia, que deben abordarse mediante el análisis, la reflexión y los cambios que procedan.

 


Además de la promoción cultural y la comunicación social, participa y ejerce el servicio público, así como la creación literaria. En su trayectoria se cuenta el haber sido Director General del Programa Cultural de las Fronteras de la SEP, donde fundó varias revistas y festivales; y en la Cámara de Diputados (LVII Legislatura) presidió la Comisión del Distrito Federal y formó parte de la Comisión de Cultura. Así también, Procurador Social del Distrito Federal, Delegado Político de Tláhuac y Coordinador General de Programas Metropolitanos del GDF. Ha colaborado como articulista en diversos periódicos y en Canal 11 condujo “La Imagen de la Imagen”, serie vanguardista sobre el análisis de los medios (1973); y actualmente participa en el programa “El Sabor del Saber”. Es autor de varios libros de poesía y cuentos, junto a múltiples conferencias que ha impartido dentro y fuera del país. Cuenta con diversos premios y reconocimientos.