Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
23-09-2017 08:10:10

Anuario del cine mexicano 2010

Víctor Ugalde 

Este anuario me sorprendió por su contenido pero sobre todo por su rapidez y calidad en la elaboración. En tan sólo dos meses concentraron y editaron de manera esplendida la actividad fílmica de nuestro cine en el 2010 y la ponen a disposición pública. De entrada, esto merece un amplio reconocimiento por parte mía y de la Sociedad Mexicana de Directores que me honro en presidir. Estos datos llegaran oportunamente, tanto al poder ejecutivo cultural como al de gobierno o hacendario económico, así como también al poder legislativo en sus respectivas áreas. 

 

Es una lástima que en ocasiones sólo reciban la información pero no la atiendan y por ello no se tomen las decisiones necesarias con la debida oportunidad.

 

Fue una lástima que en el 2010 los legisladores no actualizaran los 500 millones estipulados en el artículo 226 de la Ley del ISR, vigentes desde el 2005 y que tanto sirve a nuestro cine y cuyos efectos benéficos se están diluyendo al reducirse el número de películas apoyadas año con año (del 2009 al 2010 bajó de 37 a 32 porque la inflación superó el 34% desde el 2005), o que el Consejo y la Secretaría de Hacienda no se hayan dignado a incrementar el presupuesto del IMCINE, mientras si lo hicieron con el presupuesto de todas las dependencias de cine y la cultura en un 6%, en promedio, aunque algunas hayan sufrido incrementos superiores al 10, 20 o 30%.

 

  Espero que con este anuario, y gracias a que todavía hacen falta unos meses para tomar las decisiones para el 2012, lo piensen mejor y actúen en beneficio del cine mexicano, ya que sus decisiones no sólo afectan al IMCINE, inciden directamente en el futuro de los creadores fílmicos y la economía de la nación. 

El anuario 

Desde chico escuche que la “información es poder” y para mantenerlo por más de 70 años, recuerdo que los dirigentes del PRIGOBIERNO, sobre todo en los tiempos que a mí me toco vivir, cumplían cotidianamente con el ocultamiento de la información inmediata para que sólo se repitiera lo que ellos afirmaban. 

Sin derecho a réplica, sin cuestionamientos profundos en el discurso por falta de datos, aunque en muchas ocasiones la realidad era la que se empeñaba en desmentirlos rápidamente y para ocultarla tenían a su brazo ejecutor que era la censura en todos los medios. Vivimos décadas desinformados, engañados, donde los negocios e intereses de unos cuántos sobre los dineros públicos se presentaban como avances para todos. Ahora con la circulación inmediata del Internet, con la pluralidad en la prensa y la radio.

Los más jóvenes no se podrán imaginar esos escenarios siniestros, pero basta con que analicen el caso del duopolio televisivo y verán que ahí, todavía priva la censura y el uso de la información de forma parcial. Si tocas sus intereses, te linchan, te calumnian, te desaparecen públicamente. Lo han hecho en numerosas ocasiones con políticos como Santiago Creel, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y ahora con Carlos Slim, que osa meterse a lo que consideran su terreno particular que es la televisión. 

Estas empresas lo seguirán haciendo hasta que exista, en este país, una verdadera democracia y con ello una verdadera democracia mediática. Y para que esto sea posible tenemos que estar debidamente informados. Recordemos que en este momento la cantidad de información ha crecido gracias al Internet, pero su calidad ha descendido. 

Mientras tanto, celebremos las certezas con calidad que nos da la nueva publicación del IMCINE. El anuario del 2010 recoge la actividad fílmica casi en toda su extensión y vaya que la cadena productiva a sufrido múltiples variantes en las formas de consumo muy difíciles de captar en toda su dimensión.  

El anuario del 2010 nos permite enteramos de los números gruesos en materia de producción, distribución, exhibición en salas, festivales, Internet, DVD, piratería y un largo etcétera. Sin embargo siento que le falta algo, quizá los listados que los sustentan. Como investigador necesito la información primaria para verificar la certidumbre de los datos.

Esta serviría para la posible elaboración de otros cuadros que complementen o rebatan, según sea el caso, la información presentada. Claro que agradezco y mucho los resúmenes secundarios. Que sintetizan en unos cuántos cuadros y unos pocos comentarios los efectos de la actividad fílmica en el 2010. Sé que lo que pido haría un texto muy voluminoso y difícil de producir.

Pero también sé, que gracias a que eso se contempló en el anuario de la UNAM, que se editó en el 84 con datos de 1983 y se presentó en el 85, hoy me puedo enterar de quienes ganaron los premios de los principales festivales de cine del año y que el Ariel de oro quedó “desierto”, produciendo el “oso” por parte de la persona encargada de entregar el premio.

También nos enteramos que el cineasta más estrenado en ese lejano 1983 fue José Luis Urquieta. Ahí destaca un listado más que significativo de las 30 películas más taquilleras del país y podemos descubrir que casi el 50% de esa lista eran películas mexicanas. Afortunadamente para el 2010 que nos ocupa, se pueden bajar electrónicamente de la página del IMCINE todos esos datos.

Se pueden bajar casi todos salvo uno que se les paso. El listado de la producción nacional que sustente las 69 películas realizadas que se indican en el anuario pero que se contradice con la información de otro cuadro si consultamos la página de IMCINE. En ese sólo encontramos 63 ¿a quién creerle? Tuvimos un incremento del 4.54% con respecto a las 66 del año anterior o fue un decrecimiento del -4.54% que mantuvo una constante a la baja en los últimos dos años y ya suma el 11.11%. 

Si cruzamos la información del informe de Marina del 2010 con los datos del anuario podemos estar seguros de que gran parte de la numeralia está sustentada por listas, pero nos faltan los datos que nos permitan meterle la mano a las tripas del mercado. Nos faltan los listados de los estrenos y sus resultados en taquilla, con el número de copias y sus espectadores, sólo por citar algunos de los más relevantes. El anuario es bueno, es espléndido, no es perfecto, pero si perfectible.

Por las prisas, contiene algunos pequeños errores de ortografía. Otros más de conceptos y simbología en las gráficas. Errores mínimos que no desmerecen tan enorme esfuerzo. Estos pequeños detalles será el trabajo para los investigadores que utilizaremos este anuario como herramienta de trabajo. Para próximas ediciones sería bueno contar con un listado general de los títulos agrupados ya que gracias a los nuevos medios electrónicos nosotros podremos encontrar los datos complementarios a través del Internet. 

A manera de conclusión 

Celebro la realización del anuario. Celebro la voluntad de informar de la administración fílmica actual, pero como ciudadano del siglo XXI exijo que esta muestra de buena voluntad se convierta en un compromiso formal con la sociedad fílmica nacional. 

Solicito públicamente que a partir de ahora se publique, año con año y que las fuentes que lo hacen posible sean de acceso público, de preferencia de manera trimestral o semestral. Un año puede ser mucho tiempo para nuestra actividad. Creo que es el momento que se cumpla con la petición tantas veces expresada de que se cuente con un observatorio público cinematográfico mexicano que garantice el derecho a la información que establece la Constitución Política de México. 

No dejemos que vuelvan los viejos tiempos, donde se oculta la información para administrar los recursos públicos de manera discrecional. No dejemos que se vuelvan a tomar decisiones personales con los recursos públicos y se eliminen las decisiones colegiadas. México, tiene varios años tratando de concretar su paso a la democracia participativa como una forma de vida.

Sólo la buena información nos puede conducir inexorablemente al buen gobierno, gracias a la participación responsable de los ciudadanos. El acceso público a la información fílmica mantendría la posibilidad de un buen ejercicio de gobierno sin importar el partido que esté al frente. Felicidades por el anuario, Felicidades al IMCINE y su gran equipo.

Esta publicación es un gran paso para el cine pero todavía nos falta mucho por andar para llegar a una vida democrática en materia de información. www.imcine.gob.mx o el link exacto que es http://www.imcine.gob.mx/anuario-estadstico-2010.html

 



Es director, escritor e investigador de cine. Es presidente de la Sociedad Mexicana de Directores-Realizadores de Cine.