Programa de Economía Cultural - UAM Xochimilco

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
21-11-2017 11:54:30

Competencia ruinosa para el cine mexicano

Las pantallas del país están acaparadas por Walt Disney, Warner Bross, Fox, Universal, Sony y Paramount, distribuidoras agrupadas en la Motion Pictures Asociation MPA.

 

Esta práctica abusiva nos perjudica a todos. A lo espectadores porque les limita la posibilidad de encontrar alguna cinta de su preferencia en salas que les sean cercanas, cómodas y a buen precio con variedad de horarios. A los exhibidores se les reduce la asistencia de cinéfilos que no acuden a sus cines por sus pantallas saturadas con uno o dos films de EUA. Aquí se da el absurdo de que cintas que no alcanzan a estrenarse en las pantallas en EUA si lo hacen México a pesar de su pésima calidad. Pierde el estado al no recuperar lo invertido a través de los estímulos. Pierde la nación mexicana al educar informalmente a los ciudadanos del futuro con cintas norteamericanas que nos desprecian. Pierde el mundo al empobrecerse la multiculturalidad y pluralidad. Pierde nuestra economía al convertirnos en exportadores netos de regalías.

 

Al crecer desmesuradamente el número de copias norteamericanas por título se reducen los ingresos por pantalla ya que el rendimiento pasó de $182,561 pesos en el 2012 a sólo $78,372 pesos en el 2016, es decir que se cayeron un 57.08% en el último lustro.

 

Todo esto sucede, mientras los ingresos en taquilla de las afiliadas a la MPA se incrementaron de $7,959.3 millones de pesos en el 2012 a $12,158.3 en el 2016, lo que representó un incremento del 65.43% en cinco años. Atrás y en el olvido quedó la promesa de beneficiar al público cuando se instalaron los cines con multipantallas, en el inicio del TLCAN. Donde se nos prometió libertad de selección entre múltiples películas, con variedad de horarios y competencia de precios y servicios. A más de 20 años del TLCAN las plazas se saturan con uno o dos títulos que se ofrecen cada 15 o 20 minutos dejando sin opción real al consumidor y sin espacios para la competencia nacional y mundial.

 

En el último lustro la MPA aportó el 23.66 % de los estrenos en el año (90 en promedio) para eso ocupó el 72.25% del total de las pantallas de estreno (100,627) dejándole al cine del resto del mundo, el 76.34% de  los estrenos (290) y sólo el 27.75% de las pantallas de estreno, lo que equivale a estrenar con 131 pantallas cada estreno contra las 1,118 de las gringas. Y todo esto sucede frente a la inacción de la COFECE y PROFECO. 

 

 

Esto ha provocado que en los últimos cinco años no se puedan estrenar 264 películas mexicanas, lo que equivale a la producción total de dos años. Lo que representa una pérdida superior de 4,500 millones de pesos si multiplicamos las cintas por el costo reportado por el IMCINE en su anuario del año2016, cifra que se incrementaría a más de seis mil millones de pesos si en lugar de un lustro lo extendiéramos a la última década, donde el número de cintas sin estrenar se eleva a 347.

Este problema crece exponencialmente, tal y como se muestra en el siguiente cuadro, ya que las películas que se estrenan en las grandes ciudades (81 en promedio) no es igual al número de títulos que lo hacen en la república (31 en promedio) quedándose los habitantes de provincia sin ver el 61.49% de los títulos del año, lo que afecta gravemente la recuperación de su inversión.

 

 

 

Mas dramático aún, es el hecho de que sólo el 23.13% de la producción anual logra estrenarse en la república mexicana.

Antes del TLCAN el cine mexicano contaba con una cadena productiva sana, hoy la cadena está pervertida para el beneficio de unos cuantos. Aprovechemos la próxima renegociación del TLCAN para recuperar nuestra soberanía fílmica e ideológica, lo que nos llevará a recuperar nuestra economía.

 

 

 



Es director, escritor e investigador de cine. Es presidente de la Sociedad Mexicana de Directores-Realizadores de Cine.